Algunos de los mejores superalimentos

Mujer y Familia - 2017/02/17

*Los superalimentos o superfoods, llámense frutas, verduras o semillas, son alimentos 100% naturales y reciben este peculiar nombre por ser fuentes supremas de antioxidantes y nutrientes esenciales que nuestro cuerpo necesita para su adecuado funcionamiento fisiológico y que no puede producir por sí solo. Estos, además de nutrir nuestro cuerpo, lo desintoxican, aumentan su energía, refuerzan el funcionamiento del sistema inmunitario y brindan un bienestar general.

Agencias/Crítica.

Al ser alimentos ricos en fotoquímicos ayudan a prevenir enfermedades tales como trastornos cardiacos, cáncer y osteoporosis. Sin duda, el consumirlos de manera cotidiana beneficiará a tu salud y forma física y, con ello, te verás y sentirás más joven.

Entre algunos de los superalimentos más recomendados y que no deben faltar en tu dieta diaria, se encuentran:

Ajo: junto con sus parientes, chalote, cebolla y poro, el ajo incrementa notablemente la función inmunitaria y regula el colesterol y la presión sanguínea, previendo de esta manera los trastornos cardiacos y las enfermedades cerebrovasculares.

Verduras crucíferas (brócoli, coliflor y repollo): este tipo de verduras contienen unos compuestos llamados glucosinolatos, de los que se ha demostrado su utilidad para reducir el estrés oxidativo en el cuerpo, responsable del envejecimiento celular. Este tipo de verduras son ricas en vitaminas y minerales -vitaminas A y C, ácido fólico y magnesio-. Asimismo, se les atribuyen propiedades anticancerígenas.

Algas: es un alimento que comúnmente se consume en la cultura tradicional japonesa. Esta familia de verduras presenta un elevadísimo contenido de antioxidantes, fibra, magnesio, potasio y hierro, así como componentes antiinflamatorios que ayudan a incrementar las defensas y a suprimir los tumores. En el mercado las puedes encontrar en diversas presentaciones -secas o hidratadas- y las puedes añadir a tus platillos, ensaladas, etc.

Setas shiitake: este tipo de setas combaten poderosamente el cáncer y otras enfermedades, debido a que tienen la capacidad de estimular, en gran medida, el sistema inmunitario.

Aceite de linaza: constituye un beneficioso ácido graso esencial (AGE) Omega-3, fundamental para que trabajen apropiadamente el cerebro y las células, pero también es el sustento de las hormonas que regulan los sistemas inflamatorios del organismo.

Aguacate: la grasa que contiene es 100% saludable, por lo que, sin abusar, puedes consumirlo sin temor alguno. Finalmente se trata de ácido oleico, un tipo de grasa monoinsaturada que ayuda a eliminar la grasa abdominal. También es rico en fibra y proteína.

Arándanos: te aportan vitamina A, B6, C y E, calcio, magnesio, potasio y fósforo. Ahora, eso no es todo, este alimento es uno de los antioxidantes más potentes que existen y posee propiedades anticancerígenas. Los arándanos constituyen también un gran snack.

Almendras: deliciosas y muy saludables, tienen un elevado contenido de grasa buena, así como abundantes vitaminas y minerales. Existen estudios que han comprobado que las personas que las consumen de manera constante y en cantidades adecuadas pierden más peso que aquellas que no lo hacen. Son una buena opción de snack que puedes cargar fácilmente en tu bolsa.

Té verde: es bajo en cafeína y con un elevado contenido de catequinas; es uno de los mejores alimentos contra los tumores. Los estudios indican que tomarlo diariamente, durante un periodo de seis meses, puede reducir los riesgos de padecer algún tipo de cáncer. Asimismo, los antioxidantes que posee ayudan a quemar un porcentaje de las grasas que consumimos, por lo que es un gran auxiliar en la pérdida de peso.

Quinoa: es sana y sumamente energética; aporta proteínas de alto valor biológico y es rica en fibra, por lo que es útil para facilitar la digestión. Su aporte de hidratos de carbono complejos la convierte en una gran fuente de energía. Es muy versátil, ya que la puedes preparar con verduras salteadas o bien añadirla a una ensalada.

Chocolate negro: posee una gran concentración de antioxidantes. Suaviza y mejora la apariencia de la piel, ayudando a contrarrestar los efectos del envejecimiento. Es útil contra la fatiga y los problemas de sueño.

Lentejas: representan una gran fuente de proteínas y fibra, las cuales ayudan a saciar el apetito por un lapso de entre tres a cuatro horas. Tienen la capacidad de estimular el metabolismo, por lo que son de gran ayuda para quemar las grasas acumuladas en nuestro cuerpo.

Jengibre: es una raíz rica en vitaminas, minerales y aminoácidos que cuentan con un gran poder antiinflamatorio; de igual forma, favorece la expectoración. Por otro lado, tiene propiedades para acelerar el metabolismo y mejorar la digestión.

Estos son solo algunos de los superalimentos que te sugiero incluyas en tu alimentación, aunque existen muchos más (podrías investigar un poco sobre ellos). Es un hecho que no se trata de alimentos que sean la fuente de la eterna juventud, pero lo que sí es cierto es que están llenos de nutrientes esenciales que benefician a nuestro organismo. Recuerda que somos lo que comemos, así que no está de más que seas cuidadosa cuando selecciones los alimentos que consumes.

Cartones