Puede aumentar la empatía, y otras 4 curiosidades de hacer contacto visual

Mujer y Familia - 2017/03/07

*Y de pronto, los ojos se encontraron ¡Un mundo! Como puede que hayas experimentado alguna vez, el contacto visual puede hacerte sentir conectado o comprendido por otro. Además, es una parte fundamental de nuestra comunicación. Por estos y más motivos, ¡es una acción sorprendente! Mira.

Agencias/Crítica.

1. Puede aumentar la empatía

¿Por qué? Al hacer contacto visual con otra persona, se activan regiones del cerebro, a las que los expertos llaman cerebro social, explica el psicólogo Robert A. Lavine, en la revista Psychology Today. Así, al cruzar las miradas, podrías sentirte unido a otro.

2. Puede obstaculizar los pensamientos

Según un estudio japonés de 2016 publicado en la revista Cognition, hacer contacto visual pone en juego los mismos recursos cerebrales que precisamos para realizar tareas complejas. En consecuencia, tratar de sostener la mirada mientras hablamos, podría hacernos más difícil razonar, y en consecuencia, actuar.

3. Es posible gracias al cerebelo

Una de las partes más primitivas de nuestro cerebro, el cerebelo, está asociada al reflejo vestíbulo-ocular, que nos permite coordinar los movimientos de la cabeza y los ojos, sostiene otro artículo en Psychology Today. Juntos, y de forma automática, lograrían conciliar la atención y la mirada, haciendo posible el contacto visual.

4. Nos hace creíbles

Quienes buscan hacer contacto visual mientras hablan, tienden a considerarse bien predispuestos por su audiencia, así como más creíbles y serios. Por eso es que los políticos barren la habitación con la vista, mientras que los vendedores saben mirar a cada miembro del público, refirió el economista Adrian Furnham, en la publicación mencionada.

5. Nos brinda señales emocionales de los demás

Los seres humanos tenemos la capacidad de captar rápidamente señales emocionales de los otros a partir del contacto visual. ¿Por qué nos resulta útil? Ésta sería una habilidad innata para leer el lenguaje corporal, pudiendo mantenernos a salvo de las personas desagradables, poder saber quiénes vienen en paz, y en qué relaciones valdría la pena invertir nuestro tiempo, concluye un estudio de 2015.

Cartones