TAMBIÉN EN NAYARIT HACE AIRE

POR: MIGUEL GONZÁLEZ IBARRA

Opinión - 2017/03/15

Ahora que se celebran comicios en Nayarit y el Estado de México, oportuno es hacer una retrospectiva del impacto que tendrán los resultados electorales de las dos entidades, sobre todo, en la ruta hacia la sucesión presidencial.

Ello, en virtud de que todos los ojos están puestos en aquella entidad de la república y, para Nayarit, nadie voltea, tal cual sí lo nuestro, para nada contara, no existiéramos y no tuviésemos lo más mínimo de historia. Error garrafal de los que así piensan, lo escriben, lo dicen y vociferan, incluyendo algunos equivocados y despistados analistas, de aquí.

HISTORIAS

Ciertamente, como dicen en mi pueblo: también en Nayarit hace aire.

Veamos, algunas partes de este interesante y obligado análisis:

¿Nayarit es más importante que el Estado de México? Por supuesto que sí. Sin lugar a ninguna duda. Y no es regionalismo vulgar. Tampoco soberbia o sobreestimación de lo que hemos sido y somos como parte de la geografía nacional. La realidad se hace de hechos. La vida se hace de historias, como muy bien lo dijo Galeano.

Aquí arrancó la Revolución de 1910 que transformó al país destruyendo las estructuras feudales materializadas en las haciendas.

La huelga obrera de Bellavista fue antes que Cananea y Río Blanco consideradas, las tres, cuna del movimiento democrático-antidictatorial que hizo posible generar un salto en nuestro desarrollo secular.

MONCADA

La historia es la historia y, el juicio de ésta, es implacable. Al hecho anterior, 1905, se debe agregar el tramo nayaritense 1972-1975, que es el Moncada mexicano, virtud a que aquel episodio registrado en nuestro suelo, arrancó la batalla por la cuarta Revolución que será la instauración del Poder Popular a nivel república, antesala del régimen que acabará la explotación del hombre por el hombre, en este país.

Ninguna entidad de la república ha vivido lo que los nayaritas disfrutamos, gobernados por los socialistas en nuestra capital Tepic y, aquel 19 de octubre, cuando el pueblo se concentró en todo el Centro Histórico, en una movilización popular sin precedentes, desde las seis de la mañana hasta las doce de la noche, ese día domingo de 1975. Nunca se vio ni se ha visto un espectáculo como aquel. Toda la ciudad estaba color solferino, el preferido por los indígenas, cantando, bailando, haciendo poesía y elaborando teoría política, construyendo la verdadera historia.

SUBESTIMANDO

El Estado de México tiene más población que Nayarit más no las bases históricas. El Edomex casi veinte, Nayarit poquito menos de uno y medio, diferencia abismal en número de habitantes. Tiene más Producto Interno Bruto que nosotros y limita con la capital de la república, más no cuenta con los liderazgos que cuajó la tierra del Prieto Crispín y Miguel Echáuri. Sería hasta una ofensa comparar a Peña Nieto o Hank González, con Alejandro Gascón Mercado. Los mexiquenses representan la oscuridad y, el de aquí, el nuestro, el luminoso porvenir. No hay punto de comparación.

Con motivo del proceso electoral, que tendrá el 4 de junio como el día definitorio, analistas políticos de talla nacional, se refieren al Estado de México como el que marcará la pauta y será la punta de lanza en el presente mexicano rumbo al cambio de poderes de la nación, subestimando al nuestro, sin percibir en sus comentarios, que hace poco menos de medio siglo, nuestra entidad, estremeció a la república entera y estuvo en los ojos del mundo, causa a un insólito proceso político, enmarcado paralelamente en los sucesos chilenos conducidos por el Doctor Allende, ambos, el de Nayarit y el de Chile, de la mano y sincronizados por plantearse la misma estrategia, inspirados en la teoría y práctica de Carlos Marx y Fidel Castro.

MORAL

En política, no hay enemigo pequeño. Lo que es chico puede ser grande y, viceversa, lo que es monstruoso puede derribarse y disminuirse tremendamente.

¿Quién iba a pensar que un país pequeño como Cuba con apenas diez millones de pobladores asestara derrota tras derrota a un gigante en la escena mundial como lo es la potencia capitalista más poderosa, los Estados Unidos, con 300 millones de habitantes?

Es una realidad que estamos presenciando en los días que corren. La isla, con su elevada moral, es superior al imperio de la Unión Americana. Podrá ser menos en población y en PIB, pero superior, muy superior, en el orden moral y político. Es el caso de Nayarit y el Edomex.

En los dos habrá elecciones. No pocos opinan que los resultados en el segundo serán un anuncio de lo que ocurrirá en el cambio de Presidente de la República, el año que viene 2018, o cuando menos, será el preludio de lo que ocurrirá en dicho proceso nacional.

MEMORIA

Nayarit para éstos analistas no existe o cuenta muy poco o casi nada en el contexto de la república. No se acierta en el análisis. Pueblo es el Edomex y pueblo es Nayarit. Proceso político es tanto aquel como éste.

Viene a mi memoria el impacto del gobierno tepicense liderado por Alejandro a partir del 1 de enero de 1973. Nuestro edil se convirtió en dirigente de la vida municipal mexicana, al grado tal, que en convenciones de corte internacional, gobernantes de las principales ciudades de los cinco continentes del planeta, esperaban la palabra orientadora del nayarita nacido en Aután. Eso, nunca ha ocurrido con ningún alcalde o gobernador o dirigente político de la entidad colindante al Distrito Federal.

CONDICIÓN

Cómo, del mismo modo, el Edomex no ha vivido el momento que construimos los nayaritas en 1975 disputando el poder político, aportando el Programa denominado Los Anhelos del Pueblo Nayarita, hoy tan vigente como aquel entonces, actualizado por los cuadros más experimentados de Nayarit en lo que ahora se titula Los Sentimientos del Pueblo Nayarita, cuyo documento fue soporte para elaborar la Plataforma de la Alianza PRD-PT-PAN-PRS, el cual, será la brújula del que, seguramente, será el nuevo gobierno de Nayarit que dará el banderazo de la democracia en nuestra entidad, para lo cual, condición indispensable, es sacar al PRI del aparato estatal. En esta visión, no hay vuelta de hoja: con PRI, no hay democracia. ¿Democracia en Nayarit? Solamente sin PRI. No hay de otra.

El Edomex, por tanto, nunca vivió la intensidad que vivimos los nayaritas en 1975, cuando los ojos de la nación y el mundo entero, estaban bien puestos en los acontecimientos históricos de estas tierras.

ANTONIO

¿Se pueden hacer cambios a favor del pueblo yendo aliadas la izquierda y la derecha panista?

Por supuesto que sí. El tramo andado, llegando a la precandidatura a gobernador, a la firma del convenio de coalición y a la construcción de una Plataforma de Gobierno, dice y es la clara señal, que es posible seguir haciendo política, juntos, izquierda y derecha panista, en la ruta de dar pasos convenientes para las grandes masas de Nayarit. La Alianza no es un proyecto personal, individual, sino, colectivo, político, histórico, que pone en el centro, el interés de millón y medio de personas, aproximadamente, que aquí vivimos. La Coalición es un acuerdo político, un pacto político, no aventurerismo.

Por lo que plantea el actual escenario de Nayarit, lo más seguro, es que la Alianza PRD-PT-PAN-PRS, vencerá y gobernará. El gobernador, por tanto, será el joven empresario Antonio Echevarría García. ¿Se podrá arrancar la democracia con tales actores? La política es correlación de fuerzas. Sin el PRI en el gobierno, automáticamente, la realidad será otra. Los personajes y las ideas, así como la realidad nacional y mundial, será otra, muy distinta, incluso, a los tiempos de 1999, cuando arribó al gobierno el padre del actual precandidato, porque, hay que decirlo y reconocerlo, esa es la preocupación y hasta la angustia de segmentos de la población nayaritense. Uno es Toño grande y otro Toño el hijo. Son escenarios históricos diferentes. En política, nada se repite. Por principio, uno fue el PRI hace 18 años y, ahora, en 2017, es otro PRI.

OVACIÓN

Ya hablaremos en otros comentarios de asuntos nodales que atañen a la Alianza PRD-PT-PAN-PRS, en particular, de los avances que plantea la Plataforma Programática, registrada por ésta, ante la autoridad electoral.

Un adelanto del tema Plataforma, es la encomiable postura panista, al aplaudir hasta la ovación, la iniciativa de la izquierda, cuando planteó en materia de salud, que para garantizar el derecho de todos, se debe cambiar la política, siendo ésta, la de privilegiar la medicina preventiva sobre la curativa, ya que, para ésta, no hay presupuesto que alcance y, tal línea, plantea la privatización del sector.

Por ello, una victoria nayarita este junio que viene, será de gran impacto para la sucesión presidencial, por lo que, en Nayarit también hace aire, no solamente -como equivocadamente creen algunos- en el Edomex.

Cartones