Conjeturas: El nuevo modelo Educativo Nacional

Por Francisco Cruz Angulo

Opinión - 2017/03/15

En el marco de la Reforma Educativa el Lic. Enrique Peña Nieto Presidente de México dio a conocer a los medios de comunicación el nuevo Modelo Educativo Nacional a implementarse tentativamente en el ciclo escolar 2018-2019.
Desde 1959 a la fecha ningún presidente de la república tuvo como prioridad cambiar cualitativa y cuantitativamente el modelo de enseñanza-aprendizaje en nuestro país por el hecho de que implicaba enfrentarse a los líderes que controlaban al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y por su manifiesta complicidad en los procesos electorales para que el PRI se perpetuara en el poder presidencial.
Con el arribo al Poder Ejecutivo Federal del Lic. Enrique Peña Nieto éste tomó la decisión de recuperar el control académico y administrativo de la educación en nuestro país.
Para ello fue necesario meter a la cárcel a la cacique del SNTE Profra. Elba Esther Gordillo y procesarla por presuntos delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.
Sin embargo los hechos demuestran que no basta fincar responsabilidades penales a la otrora poderosa cacique magisterial sino que la estructura corporativa que construyó a lo largo de décadas para usufructuar al sindicato continúa siendo el principal obstáculo para concretar la Reforma Educativa.
Ciertamente un gran numero de maestros afiliados al SNTE y a la CNTE vienen sometiéndose a las normas establecidas en el sistema nacional de evaluación y que de esta manera los maestros tengan acceso a capacitación, a su ascenso en el sistema educativo por sus méritos académicos y por ende mejores salarios en tanto el Gobierno Federal va a destinar en esos dos últimos años 50 mil millones de pesos para reconstruir miles de escuelas y mejorar su equipamiento.
En esta segunda etapa de la Reforma Educativa el nuevo Modelo de enseñanza-aprendizaje presentado ante los medios de comunicación propone un cambio radical en los planes y programas de estudios desde el preescolar hasta el bachillerato, el diseño de nuevos textos gratuitos y una profunda reorganización escolar.
Los objetivos fundamentales de este nuevo modelo educativo, según lo expresó el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, es la de cambiar la manera de enseñar, esto es impedir la memorización repetitiva de textos, el monólogo entre maestros y alumnos, estimular la actitud crítica de los alumnos y a que los alumnos asuman un compromiso social en las comunidades en donde están inmersos sus centros escolares.
En suma: que los nuevos métodos pedagógicos y didácticos sirvan para enseñar a los niños y jóvenes a razonar, a participar activamente en su formación y a utilizar las nuevas herramientas de la tecnología digital, es decir aprender para transformar su realidad.
Es indudable que este modelo llevará varios sexenios para su implementación porque implicará inversiones millonarias en la capacitación permanente del magisterio, en la orientación de los planes y programas de estudios de las escuelas normales, construir escuelas de tiempo completo, equipamiento en computadoras y laboratorios para la enseñanza del inglés o de algunas otras tecnologías que tengan que ver con la revolución digital.
No obstante las buenas intenciones del Gobierno Federal para revolucionar nuestro anquilosado Sistema Educativo Nacional por las condiciones políticas y económicas que enfrenta el país éste proyecto educativo será uno de los principales legados del presidente Enrique Peña Nieto y su implementación dependerá de qué partido político arribe a la silla presidencial en el 2018 porque no creo que el PRI esté en condiciones de continuar en el Poder Ejecutivo Federal como para pensar que dará continuidad al nuevo Modelo Educativo Nacional
Estimado lector: si deseas consultar u opinar sobre los temas de esta columna visítanos en nuestra página http://conjeturas-cruzangulo.blogspot.com/

Cartones