Un psicólogo observó durante 40 años las relaciones de pareja y descubrió 4 fases que llevan a la ruptura

Mujer y Familia - 2017/04/07

*Una relación sentimental es una ciencia. El psicólogo estadounidense John Gottman lo sabe de primera mano, ya que las estudia desde hace 40 años. Para “diagnosticar“ el estado de la pareja y hacer un veredicto sobre su futuro, le es suficiente pasar con la pareja unos minutos. Un triste final, probablemente, les espera si el comportamiento de ambos coincide con una de las cuatro fases peligrosas en una relación, que Gottman llama ”jinetes del Apocalipsis".

Agencias/Crítica.

Desprecio

Síntomas: Uno de los dos se burla del otro en privado o en público, utiliza apodos insultantes a propósito, y no tiene en cuenta la opinión de su pareja. En pocas palabras, demuestra que no la aprecia y la considera inferior y menos importante.

Cómo solucionarlo: Ponerse en el lugar de ese ser querido que se convirtió en objeto de burla, y tratar de ver la situación desde su punto de vista. Y, a continuación, impídete a ti mismo esta forma de actuar. Recuérdate lo mucho que lo amas cada vez que sientas cierta necesidad de menospreciarlo.

Crítica

Síntomas: Uno de los dos se irrita por cada fallo que la otra persona comete. Si uno dejó en el fregadero un plato sucio, el otro siente el deber de decirle que es un descuidado para pasar a recordarle después multitud de situaciones similares anteriores. Como resultado lo que se critica no es un hecho, sino la personalidad propia de la pareja, y estas críticas llevan a frases hechas como "tú siempre lo haces todo mal".

Cómo solucionarlo: No utilices un tono agresivo en la conversación y no juntes un pequeño problema con millones que ya pasaron. Si con calma pides a tu pareja que, a la próxima, se hagan las cosas de una manera diferente y, aún mejor, se lo dices de paso, sin otorgar mucha importancia a la situación, el resultado será mucho mejor.

Comportamiento a la defensiva

Síntomas: Uno de los dos piensa que hizo algo mal y, con el fin de evitar la crítica, trata de defenderse a sí mismo de forma muy agresiva y de inmediato. Tal situación se caracteriza por frases como “En realidad, ni me correspondía hacerlo!“, ”¡No es mi culpa!". Y así sucesivamente. Como resultado, las otras respuestas se asociarán fuertemente. Y todo acabará en agravios, en echarse cosas en cara mutuamente y de forma dolorosa .

Cómo solucionarlo: En estos casos, es mucho más fácil asumir la responsabilidad de tu comportamiento y pedir disculpas a su debido tiempo. Entonces no perderás tiempo en argumentaciones sin sentido, tiempo que podrás dedicar a cosas más agradables.

Evitar el conflicto

Síntomas: Al sentir que la tormenta se acerca, algunas personas prefieren meterse en el caparazón a tiempo, es decir, responder a la situación con palabras breves y sin emociones, ignorándolo, como viendo la TV, fingiendo no oír nada, o incluso saliendo de la habitación o de casa. En el mejor de los casos, la otra persona expresará en voz alta todo lo que piensa acerca de este comportamiento, y con eso se calmará, en ese momento; y ??en el peor, se sentirá terriblemente ofendido por un tratamiento frío y desantendido, por lo que tampoco tratará de resolver el problema.

Cómo solucionarlo: En ningún caso huir ni acumularlo todo dentro de uno mismo. Hay que tratar de resolver los problemas por medios pacíficos, porque si no se hace, seguramente volverán a aflorar en el futuro y volverá con fuerza en proporciones más alarmantes.

Cartones