Que seas un comedor emocional podría ser culpa de tus papás

Mujer y Familia - 2017/05/02

*¿Te consideras un comedor emocional? Si tu respuesta es afirmativa, entonces tus padres podrían ser los responsables de ello, y a la vez podrás estar criando a tu hijos con el mismo hábito.

Agencias/Crítica.

Un comedor emocional es alguien que come por razones diferentes al hambre. Es decir, que en lugar de que sea un síntoma de hambre física lo que desencadene el ir en busca de alimento, sea una emoción, como recoge WebMD.

Sin embargo, y de acuerdo con un estudio, realizado en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, y publicado en la revista Child Development, ser un comedor emocional podría ser un hábito inculcado por los padres.

Investigadores noruegos reunieron a 800 niños de 4 años, y les hicieron seguimientos a los 6, 8 y 10 años. Encontraron que los niños a los que se les solía ofrecer comida como forma de consuelo (como para calmar un berrinche) desde los 4 años eran más propensos a desarrollar hábitos de comedor emocional para la edad de 8 y 10 años.

Descubrieron también que los niños que más se enfadaban a los 4 años, eran más propensos a comer para sentirse mejor, y de ser alimentados por sus padres con ese propósito. “Esto tiene sentido porque los padres se estresan mucho cuando sus hijos tienen un berrinche o lloran sin parar”, comentaron.

No es casualidad que los padres inculquen este hábito, sino que más bien se trataría de un círculo vicioso. Todo comenzaría con padres que suelen recurrir a ciertos alimentos como consuelo y que harían lo mismo con sus hijos.

Con esto, el estudio concluyó que los niños no solo aprenden de sus padres qué alimentos elegir, sino cómo comerlos, y que en un ambiente donde la comida se usa como una forma de consuelo, esto se convertiría en un hábito.

“Depender de la comida chatarra, postres, o alimentos azucaradas para consolarse puede llevar a comer de más y a otros problemas como bulimia y comer por compulsión” advirtió Silje Steinsbekk, líder del estudio.

Pero sí hay remedio a ser un comedor emocional

Si eres padre, los responsables del estudio sugieren que deberías enseñarle a tus hijos a lidiar con sus emociones con otras estrategias. Pero si ya eres un comedor emocional, la Clínica Mayo recomienda, entre otras cosas:

Llevar un registro de qué y cuánto comes, y cómo te sientes cada vez, para ayudarte a revelar patrones de tu estado de ánimo y la comida.

Controlar el estrés con técnicas específicas, como yoga o meditación.

Identificar si es hambre física o emocional, y actuar de acuerdo.

Evitar las tentaciones al no tener cerca los alimentos a los que sueles recurrir a modo de consuelo emocional.

¿No sabes si es hambre emocional o física?

Para ayudarte, recopilamos algunas de las diferencias, de acuerdo con WebMD:

La emocional es repentina, y la física ocurre de forma gradual.

La emocional suele ser de antojos específicos, y solo comiendo eso estarías satisfecho, la física está abierta a opciones.

La emocional tiene una sensación de urgencia, mientras la física puede esperar.

Cartones