Bicarbonato de sodio: propiedades medicinales y uso culinario

Mujer y Familia - 2017/05/17

*Es muy recomendable tenerlo a mano por sus múltiples beneficios y la escasa aparición de efectos secundarios.

Agencias/Crítica.

¿Cuáles son sus propiedades medicinales?

El bicarbonato sódico es considerado uno de los más potentes antiácidos, por lo que su consumo se generaliza para problemas estomacales derivados de una mala o difícil digestión, por lo que se usa principalmente para tratar la acidez y poner un freno a la aparición de estos ácidos, así como para calmar los dolores estomacales. Además, puede ayudar a reducir las digestiones difíciles tras el consumo de alimentos especialmente ácidos, grasos o pesados.

También es recomendado para el tratamiento de algunas afecciones urinarias, como sucede en el caso de infecciones de orina e incluso de cálculos renales, gracias a su acción de equilibrar los ácidos de la orina y de la sangre.

La boca y los dientes también pueden beneficiarse del consumo de bicarbonato sódico. Mezclado con la pasta de dientes puede convertirse en un potente blanqueador, puede eliminar el problema del mal aliento y reducir la inflamación y los problemas de encías.

Desde el punto de vista dermatológico, mejora los eczemas, alivia las quemaduras y picaduras de insectos, así como elimina los hongos de la piel, todo a través de vía tópica, actuando mediante una mezcla de agua y este compuesto.

Principalmente se consume disuelto en agua aunque también puede encontrarse en pastillas. Para una dosis recomendada y correcta, y en función de la dolencia a tratar, se recomienda acudir al médico para que establezca la cantidad recomendada a consumir en cada caso individual.

¿Para qué se puede usar a nivel culinario?

El bicarbonato sódico tiene un uso muy generalizado en la cocina por sus múltiples posibilidades a la hora de preparar algunas recetas, sobre todo, en pastelería. Debe tenerse bien en cuenta la dosis a incluir en los platos, ya que un exceso de bicarbonato arruinaría cualquier maravilla culinaria añadiendo un desagradable sabor.

Se utiliza para la elaboración de masas pasteleras, para la elaboración de bizcochos, pasteles, tartas… dando aire a la masa, al igual que sucede con la elaboración de purés. Añadir una pizca de bicarbonato aporta suavidad a las cremas. Y es que la propiedad culinaria del bicarbonato sódico es esa, dar suavidad y ligereza a todas las composiciones.

Se usa mucho para la limpieza de los ingredientes y productos de cocina. Las frutas y las verduras suelen presentar suciedad debido a su contacto con la naturaleza. Una cucharadita mezclada con agua ayudará a limpiar y desinfectar todos estos productos, aunque debe tenerse en cuenta que existen bacterias que son más resistentes.

Se utiliza igualmente para ablandar las carnes antes y durante el proceso de preparación. Si se desea una carne tierna o eliminar el exceso de sabor de cierto tipo de carnes, el uso del bicarbonato puede resultar una solución.

En el caso de las frutas y las verduras también es importante saber que este compuesto ayudará a eliminar olores y reducir sabores amargos, así como ablandar la textura de las piezas. Siempre usando una mínima cantidad de bicarbonato para no dar sabor al producto. Las frutas excesivamente ácidas, como los cítricos, pueden reducir su acidez mediante el uso de este compuesto.

¿Su consumo tiene alguna desventaja?

Como todo compuesto y medicamento puede tener algún efecto secundario aunque, generalmente, no suele darse, más aún si se siguen las instrucciones correctas del médico.

En caso de presentarse algún efecto secundario tras su consumo, el individuo debe dirigirse directamente al médico para comprobar los síntomas y abandonar su consumo. Algunos de estos síntomas pueden ser: dolores estomacales, dolor de cabeza, mareos y vómitos, falta de apetito, fatiga, problemas de orina (irritación o sangrado)…

Cartones