Las plantas podrían sentir cuando están siendo comidas

Mujer y Familia - 2017/05/17

*¿Eres de los que creen que las plantas no sienten? Pues después de leer esto quizá no vuelvas a ver una ensalada con los mismos ojos, ya que se ha descubierto que ¡sí saben cuando están siendo comidas!

Agencias/Crítica.

En el pasado, diversos estudios han encontrado que las plantas son capaces de responder a estímulos externos como el viento, el tacto y la energía acústica. Un ejemplo son los estudios que han monitoreado su reacción a la música.

Sin embargo, ponerle música a las plantas no es algo “natural”. Por ello investigadores de la Universidad de Missouri, EEUU, decidieron exponerlas a estímulos más parecidos a los que se enfrentarían normalmente. Combinaron análisis de audio y químico para determinar su reacción.

La investigación se realizó con especímenes de la planta Arabidopsis thailana. Esta pertenece a la familia del brócoli, los berros y la col.

En un primer experimento, observaron cómo reaccionaban las plantas al ser comidas. Después de colocarles sensores de movimiento, grabaron las vibraciones que emitía una oruga mientras se comía las hojas. A la vez grabaron vibraciones de otros fenómenos, como el viento.

Después, reprodujeron el sonido de la “masticación” a un grupo de plantas de la misma familia, pero sin la presencia de la oruga hambrienta. A otro grupo no les pusieron sonido.

Pasadas 24 y 48 horas, analizaron las hojas para ver si había habido cambios.

Encontraron que, a modo de defensa contra la oruga, las plantas habían segregado una sustancia ligeramente tóxica que, además de generar un sabor amargo, las ahuyentaba.

Lo curioso fue que las plantas que solo habían sido expuestas al sonido de una oruga masticando también habían generado dicha sustancia. A la vez, encontraron que otras vibraciones de sonido, como el viento, no provocaban esta reacción.

En pocas palabras, las plantas podrían saber que están siendo comidas, por lo que reaccionan para defenderse. Pero además, solo el sonido de ser masticadas las pondría en alerta.

Heidi Appel, líder del estudio, dijo que este es el primer ejemplo que se tiene de cómo las plantas responden a una vibración ecológica relevante (y no solo a la música), además de que estos producen cambios en su metabolismo.

Esto abre la puerta para entender mejor el comportamiento de las plantas. “Muestra que ellas también tienen muchas respuestas a las influencias externas como las de los animales, aunque las muestren de manera distinta” comentó Appel.

Esto podría ser útil para la agricultura, ya que abre la posibilidad de nuevas defensas para los cultivos.

Cartones