El riesgo Donald Trump para las empresas mexicanas

Nacional - 2017/05/19

Agencias/Crítica.

El presidente Donald Trump pasó de ser una posible amenaza para las empresas mexicanas en Estados Unidos a convertirse en un riesgo real. Prueba de ello fue la reciente decisión de la mexicana FEMSA de no continuar el proceso de adquisición de embotelladoras de Coca-Cola en territorio estadounidense. ¿Cómo recibieron sus inversionistas esta noticia? Celebraron. Sus acciones ganaron cerca de 2% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

FEMSA es una de las empresas más grandes de México. Genera ingresos anuales por cerca de 400 mil millones de pesos y su valor de mercado supera los 570 mil millones de pesos. Por eso, echar atrás una decisión de negocios como esta, por el riesgo que suponen las políticas de Donald Trump, es relevante y sienta un precedente para la inversión mexicana en Estados Unidos.

La compañía que preside José Antonio Fernández detalló que tras un proceso profundo de análisis y negociaciones con Coca-Cola Company para adquirir ciertos territorios en Estados Unidos, concluyó que no llevaría a cabo dicha operación. La realidad es que existe un temor sobre el resultado de la revisión de los acuerdos comerciales entre ambos países y las políticas que aplicará Trump para incentivar la inversión local versus la foránea.

FEMSA no es la primera empresa mexicana que cancela o frena inversiones en Estados Unidos —también lo han hecho compañías del sector agroindustrial y manufacturero—, pero sí la más grande, lo cual sienta un precedente de lo que los analistas e inversionistas podrían comenzar a llamar —y a considerar en sus valuaciones— como el ‘riesgo Donald Trump’.

En febrero, FEMSA anunció que invertirá 1,300 millones de dólares para su crecimiento en México durante 2017, una cifra ligeramente mayor a la ejercida en 2016. Y hace unos días el Consejo Mexicano de Negocios, conformado por 50 de las empresas más grandes del país, también dio a conocer su inversión para el presente año: 31 mil 430 millones de dólares, apenas 6% menor que el año anterior.

Pero no es que la inversión que podría dejar de llegar a Estados Unidos por parte de empresas mexicanas —sobre todo si hay una desfavorable renegociación del TLCAN— se quede en el país, necesariamente, pero sí que vaya a otros mercados con los que México está estrechando lazos e intentado diversificar su comercio.

La semana pasada escribí sobre los consejos del multimillonario chino, Jack Ma, a los empresario mexicanos: mirar más hacia China y menos hacia Estados Unidos. “Usemos el internet para impulsar a la pequeña empresa de México, para que exporte, no sólo a Estados Unidos sino también a Asia, a China”, dijo el dueño del e-commerce más grande del mundo.

FEMSA ya opera en Filipinas, donde se hizo de la embotelladora más grande de Coca-Cola, y los analistas ven el sureste asiático como una de las regiones con mayor oportunidad de expansión para la empresa regiomontana.

Ayer, en un foro de negocios en Australia, el gobernador general, Peter Cosgrov, dijo que mientras algunos países están intentando cerrar sus fronteras, tomando medidas proteccionistas, la mayoría de las naciones latinoamericanas siguen abiertas y tienen un gran potencial de crecimiento. México, por cierto, ya superó a Brasil como el principal socio comercial de Australia en América Latina.

Si bien FEMSA es una de las primeras grandes empresas mexicanas en pensar dos veces si invierte en Estados Unidos, otras compañías mantienen sus apuestas en el país vecino. Una de ellas es otra embotelladora: Arca Continental, la cual acordó con Coca-Cola Company operar los estados de Texas y algunas partes de Oklahoma, Nuevo México y Arkansas.

De igual forma, firmas como Televisa, Grupo México y Cinemex han decidido adquirir empresas estadounidenses o entrar a dicho mercado en plena era Trump, mientras que otras multinacionales mexicanas como Gruma, Bimbo, Mexichem y Alfa ya reciben de Estados Unidos buena parte de sus ingresos.

Estados Unidos seguirá siendo el destino más relevante para la inversión y el comercio de México, pero ya hay empresas como FEMSA que no están dispuestas a asumir el riesgo que supone Donald Trump.

¿Cuántas más se sumarán?

#CAPUFELEAKS. Los senadores del PAN elaboraron un punto de acuerdo para citar al titular de Capufe, Benito Neme, a comparecer sobre las posibles irregularidades y actos de corrupción en diversas licitaciones otorgadas por la dependencia. El documento está sustentado en las investigaciones de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y en la columna publicada en este espacio sobre el mismo tema.

 

Cartones