Obesidad infantil: vivir cerca de los abuelos podría ser una causa

Mujer y Familia - 2017/05/19

*Muchos recordamos la cocina de nuestras abuelas con cariño, en parte por lo sabores y en parte, quizá, porque nos solían consentir con algún dulce. Que esto sea una posible causa de obesidad infantil parecería una exageración, sin embargo, un estudio sugiere que sí.

Agencias/Crítica.

Investigadores de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, examinaron la región de Guangzhou, en el sur de China. Todo porque un estudio previo había encontrado que, en las zonas urbanas, la tasa de obesidad entre los niños residentes era mayor que entre los migrantes que habían llegado de zonas rurales.

También resultó que los niños residentes de las zonas rurales tenían más probabilidades de tener sobrepeso que los que habían migrado. Al respecto, resaltaron que en esta región de China los abuelos suelen tener la tarea de cuidar a los más pequeños.

Para este nuevo estudio, los investigadores se enfocaron en las comunidades locales y migrantes de zonas urbanas, y exploraron las diferencias entre las causas de obesidad entre ellas.

Para ello, entrevistaron a padres, maestros y abuelos de niños locales y migrantes.

Entre los resultados, publicados en la revista PLOS One, encontraron que los niños migrantes suelen tener menos acceso a comida chatarra en las ciudades, en parte porque suelen tomar el autobús para ir y volver del colegio.

Por su parte, los chicos locales suelen comprar comida en los puestos callejeros. También es común que reciban ‘snacks‘ de parte de los abuelos que los van a buscar después de clase.

Resaltaron que los niños migrantes en las ciudades suelen tener menos presión académica. Esto, aseguran, los lleva a jugar más, teniendo así más actividad física y menor sobrepeso.

Con esto, y comparando a las poblaciones rurales y urbanas, los investigadores sugieren que los niños que viven cerca de sus abuelos, tienen más probabilidades de ser obesos.

Sin embargo, temen que a pesar de que la obesidad prevalece más entre niños locales que migrantes en las ciudades, esta situación podría cambiar.

Advirtieron que los niños migrantes estarían en riesgo de ser obesos en un futuro cercano debido a la falta de supervisión parental, que les abriría las posibilidades de ingerir más comida chatarra.

Los responsables del estudio aseguran que estos resultados son importantes para la salud de los niños, debido a los crecientes números de obesidad en el mundo. Insisten en que es importante entender las percepciones de los padres, abuelos y maestros sobre sus causas para poder tomar acciones preventivas.

¿Y esto en qué se refleja?

Si bien el estudio se realizó en China, en todo el mundo se están dando migraciones de zonas rurales a zonas urbanas. De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, para 2014 el 54% de la población vivía en zonas urbanas. Se calculó que para 2020 esta cantidad se duplicará.

Por su parte la OCDE registró que en 2015 4.8 millones de personas emigraron.

Además, como recoge la OMS, el número niños de 0 a 5 años obesos pasó de 32 en 1990 a 42 millones en 2013. A este paso se estima que para el 2025 sean 70 millones. Es en los países de economías donde esta epidemia parece mayor, alcanzando hasta al 30% de esta población vulnerable.

No olvidemos que la obesidad infantil representa riesgos para la salud, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparto locomotor (como artrosis), y algunos tipos de cáncer. De ahí la importancia de tomar medidas hoy, para evitar una población enfermiza en el futuro.

Cartones