Alcalde y tesorero de Jala podrían caer a la cárcel

*Saben que traen muchos desvíos de recursos y que con Toño Echevarría no tendrán quien los proteja.

Estado - 2017/06/19

Alejandro Márquez/Crítica.

El rarito alcalde de Jala Mario Villarreal y su amanerado tesorero municipal, Luis Alberto Zúñiga Benítez, andan como se dice coloquialmente “con la cola entre las patas” porque saben que han desviado muchos recursos públicos y que llegando Antonio Echevarría García podrían caer a la cárcel.

Se dice en los pasillos de la misma presidencia municipal que ellos primero estuvieron sacando mucho dinero de ahí para ayudar a la campaña del PRI, tanto de Manuel Cota como de Carlos Carrillo Rodríguez, pero al perder Cota, saben que el manto protector en el gobierno estatal se les va a acabar y que aunque Carlos Carrillo les quiera ayudar no la van a librar.

Ahora, Luis Zúñiga anda buscando un buen abogado para estar listo para la hora de las demandas que seguramente les pondrán desde la Auditoria Superior del Estado de Nayarit, ASEN, que será próximamente dirigida por el Congreso del Estado en su mayoría panista y perredista.

Por lo pronto, el tesorero anda de noviecito con un tipo con quien ha salido a muchos viajes a diferentes partes del país que presume en su cuenta de Facebook, aparte también de estar saliendo con una respetable dama a la que seguramente engaña con el hombre.

Mientras, quien tampoco duerme es el del sombrero miado, Mario Villarreal, a quien también ya le dicen en Jala “El Nopal” porque mes tras mes le encuentran más y más propiedades. Seguiremos informando de este par de rufianes.

Cartones