Breastox: cómo aumentar una talla de pecho sin operación

Mujer y Familia - 2017/07/12

Agencias/Crítica.

¿Has oído hablar del breastox? Es la última técnica de retoque del busto que está causando furor en Asia y Latinoamérica. ¿Por qué? Porque en tan solo una sesión, gracias a la aplicación de la toxina botulínica, asegura realzar el pecho e incluso aumentar una talla. Si quieres estás en pensando en retocarte el pecho y no quieres pasar por quirófano, no te pierdas el siguiente artículo. Te desvelamos todo lo que necesitas saber sobre esta nueva técnica.

Qué es el breastox

El breastox es la aplicación de toxina botulínica, más conocida como bótox, en el busto. El objetivo de este tratamiento es realzar el pecho y aumentarlo en tan solo una sesión sin necesidad de pasar por quirófano. Asimismo, como cualquier tratamiento realizado con bótox, produce unos resultados temporales, no definitivos, por lo que es necesario realizarlo de nuevo transcurrido un tiempo.

En qué consiste

El bótox se inyecta con una aguja muy fina, similar a las de insulina, en tres puntos de cada músculo pectoral, concretamente, en el pliegue que está debajo de la mama. No es doloroso y se realiza en unos 10 minutos. La finalidad de este tratamiento es relajar la porción inferior del músculo pectoral para que la parte superior tire hacia arriba, produciendo así la elevación de la mama.

Para qué pechos está indicado

El breastox está indicado para pechos pequeños o caídos tras periodos de lactancia. Por ello esta técnica está muy extendida en países asiáticos, donde las mujeres suelen tener el pecho más pequeño.  

Los expertos aseguran que en mamas grandes o muy caídas esta técnica no resulta eficaz, por lo que recomiendan someter a una mastopexia (elevación quirúrgica de los senos).

Pros del bótox en el pecho

El mayor beneficio de la aplicación de bótox en el pecho es que produce una elevación del mismo de forma inmediata sin necesidad de pasar por el quirófano. Por otro lado, se trata de una técnica sin efectos secundarios que no deja cicatrices ni necesita una gran recuperación tras ser realizada.

Otro aspecto que caracteriza al tratamiento con bótox es que sus efectos duran solo unos meses, lo que puede verse como una ventaja si no se consiguen los resultados esperados.

Asimismo, es posible utilizarlo en momentos u ocasiones especiales en las que se quiera lucir unos senos más levados y tersos.

Contras del bótox en el pecho

Como todo tratamiento de medicina estética, la aplicación del bótox en el pecho puede tener algunos contras.

En primer lugar, se debe tener muy en cuenta que se trata de una técnica que debe ser realizada por un médico, ya que si se pincha en el lugar equivocado pueden producirse complicaciones médicas graves como, por ejemplo, la perforación de un pulmón si se pincha debajo de una costilla.

Por otro lado, el hecho de que el breastox sea un tratamiento temporal, no definitivo, obliga a repetirlo cada 4 o 6 meses aproximadamente si se quieren mantener los resultados, con el consecuente desembolso económico que conlleva.

Por último, es muy importante destacar que, al contrario de lo que se podría pensar, la aplicación de bótox en el pecho no sirve para tratar las arrugas del escote, como sí sirve para tratar arrugas de expresión del rostro.

Países en los que la práctica es más habitual

En la actualidad, la aplicación del bótox en el pecho es una práctica habitual en los países asiáticos, especialmente entre las mujeres chinas y japonesas, y en Estados Unidos.  

Si bien esta técnica todavía no está autorizada en Europa, en Londres la realiza la doctora Neetu Nirdosh, con clínica en Harley Street (Londres).

Más información:

Qué necesitas saber antes de someterte a una operación de cirugía estética

Las operaciones quirúrgicas y técnicas estéticas más practicadas en España

Curiosidades sobre el tamaño y la forma de los pechos

Cartones