Creer en almas gemelas ¿es malo para el amor?

Mujer y Familia - 2017/07/27

Agencias/Crítica

Pensar que tu pareja debería ser tu alma gemela o que hay un príncipe azul esperándote allá afuera son ideas románticas ¡y muy irreales! Si bien crecemos con ese tipo de expectativas, de adultos sería conveniente revisarlas y modificarlas. De lo contrario, podrían tener un efecto negativo en las relaciones de pareja. ¿Cuáles son algunas de las creencias que debemos cambiar?
Príncipe (o Princesa) Azul

No es necesario que estés esperando a un caballero de radiante armadura para que tengas esta creencia. En realidad, tiene que ver con la esperanza de que llegue alguien con quien escapar o que resuelva tus problemas.

“Estar de brazos cruzados como una damisela en apuros, esperando que un hombre llegue, es una invalidación total de lo que es auténtico para ti”, explica el experto en relaciones Dain Heer en diálogo con el sitio Popsugar.

Por empezar, no necesitas que te rescaten, ya que puedes ser fuerte sin ayuda de otros. Además, deberías apropiarte de lo que quieres y necesitas de una pareja, en lugar de buscar un molde ya armado para que te guíe. No se trata de resignarse sino de conocer qué necesitas tú específicamente. Para eso, pregúntate qué valoras en una pareja, sugiere Heer.

Almas gemelas

Las películas románticas insisten en hacernos creer que nuestra otra mitad está allá afuera y que tenemos que buscarla. Sin embargo, la noción de alma gemela no tendría que ver con una conexión profunda y duradera ¡sino que podría arruinar la relación!

Creer que tú y tu pareja fueron hechos el uno para el otro podría ser negativo para el vínculo, según un estudio publicado en la revista científica Journal of Experimental Social Psychology en 2014.

“Las personas que implícitamente piensan que las relaciones son la unión perfecta entre almas gemelas tienen peores relaciones que aquellos que creen que son un viaje de crecimiento y de resolver desafíos”, explica el psicólogo social Spike W. S. Lee, uno de los autores principales del estudio.

Es importante recordar que todas las relaciones pasan por momentos difíciles, señala la psicóloga Tarra Bates-Duford en el sitio de psicología Psych Central. Eso no significa que el amor haya desaparecido, sino que es necesario más esfuerzo, paciencia, amor y compromiso para enfrentar los desafíos.

Diamante en bruto

Muchas personas conocen a alguien que les gusta y creen que, con un poquito de ayuda, podrían convertirlo en la pareja ideal. Al querer “arreglar” a otros, te estarías poniendo en un lugar de vulnerabilidad ante el tipo equivocado de parejas. Así, podrías atraer a personas que se aprovechen de tu bondad. “Si tu punto de vista es que es tu trabajo dar el 150%, siempre encontrarás a alguien que tome el 200%”, explica Heer.

No solo pueden aprovecharse de ti, sino que tampoco estás ayudando a la otra persona al intentar hacerla encajar en un molde predeterminado. Al querer “mejorarlo”, de alguna forma estás diciendo que no es suficientemente bueno y, como resultado, procuras convertirlo en lo que quieres que sea en lugar de aceptarlo como es.

Cartones