Al vivir en pareja, también se compartirían las bacterias de la piel

Mujer y Familia - 2017/08/02

Agencias/crítica
Para muchos, compartir es una de las bases de vivir en pareja. Y de acuerdo con un nuevo estudio, no solo se intercambiarían acuerdos y experiencias, sino también bacterias… muchas bacterias.

Y no solo eso. Así como suele decirse que las parejas comienzan a parecerse con el tiempo, las bacterias de la piel también podrían hacer lo mismo.

El estudio fue publicado en la revista científica mSystems. Investigó a 20 parejas que vivían juntas y encontró que mostraron similitudes en el ‘microbioma’ de su piel (los billones de bacterias y microbios que habitan el cuerpo humano, dentro y fuera).

De hecho, las similitudes de las bacterias incluso permitieron saber qué personas eran pareja. Esto se debió a que la afinidad era lo suficientemente fuerte como para que un algoritmo de computadora las identificara en el 86% de los casos.

Piel con piel

Josh Neufeld, profesor de biología en la Universidad de Waterloo en Canadá, y autor principal del estudio, aseguró que apenas están empezando a comprender cómo afecta el microbioma de la piel a la salud, según retoma el portal médico HealthDay.

Según sus hallazgos, la ‘comunidad microbiana’ que interactúa con el sistema inmunitario podría tener un impacto mayor en la salud de lo que se ha creído. Por ello, señala lo importante que es comprender qué factores afectan a la configuración del microbioma de una persona.

Por ello, indicó que la diversidad del microbioma sería saludable, pues las bacterias buenas ayudarían a controlar las malas.

La falta de esta diversidad, por ejemplo en el caso del intestino, estaría relacionado con un mayor riesgo de problemas en el metabolismo y la función inmunológica, incluyendo la obesidad, la diabetes tipo 1 y el asma.

Falta de diversidad

Por su parte, el doctor Adam Friedman, profesor asociado de dermatología en la Universidad George Washington, señaló que hay evidencias de que una falta de diversidad en los microbios de la piel podría contribuir al eczema, al acné y a la rosácea.

“El hecho de las parejas compartan los microbios de la piel no es sorprendente. Pero este estudio enfatiza la importancia del ambiente externo en la comunidad microbiana de nuestra piel”, precisó en declaraciones retomadas por HealthDay.

Y agregó: “Normalmente hablamos de las bacterias como si fueran malas. Pero cuando todo está en armonía, no hay ni ‘bueno’ ni ‘malo’. Cuando hay falta de diversidad, y esa armonía se resiente, tenemos un problema”.

Cartones