MAGISTRAL:  El Nuevo Modelo Educativo: un reto para los maestros “tradicionales” (VIII).

Lic. Roberto Guardado Jiménez.

Opinión - 2017/08/04

Lenguaje y comunicación. Lengua materna, segunda lengua y lengua extranjera. (1/2).-

La lengua materna es la herramienta esencial del proceso formativo y de enseñanza - aprendizaje. El español con matices regionales lo utilizan 90% de habitantes mexicanos y,  en nuestro planeta, cerca de 560 millones de personas. México y Estados Unidos tienen el primer y segundo lugar por el uso de este idioma (Instituto Cervantes, España).  En la geografía nacional existen 68 grupos lingüísticos indígenas con 364 variantes, (INALI, México) y otros idiomas como inglés, chino, francés, italiano, japonés, alemán, coreano, etc., utilizados por comunidades “extranjeras”. El uso de la lengua materna, la comunicación y su metodología educativa son fundamentales  en el proceso educativo. Es comprensible que, en algunos casos, los maestros preferentemente sean de la misma raza o grupo étnico.

Cada comunidad nacional, mestiza, indígena o “extranjera” pretende conservar lenguaje, moral, usos y costumbres, cultura, filosofía, visión cosmogónica, conformación social y familiar de acuerdo a las perspectivas de origen natural. El maestro debe estar totalmente inmerso en ello, sin perder de vista la cultura global, las tecnologías y la movilidad social. Por ello, cuando se atienden grupos escolares con población diversa, es muy importante desarrollar estrategias educativas acordes a cada estudiante.

En la mayoría de los casos los maestros mexicanos atendemos grupos homogéneos de origen mestizo en lengua español. En el medio indígena es esencial que el maestro tenga el mismo origen que sus alumnos o domine la lengua materna, con una preparación profesional por la naturaleza de su labor. En Nayarit, la licenciatura para el medio indígena que se imparte en la UPN resulta relevante en este aspecto. Los colegios particulares establecidos por las comunidades “extranjeras” generalmente tienen estructuras, metodologías y mentores de acuerdo a la cultura de las mismas; es decir, escuelas japonesas, francesas, chinas, inglesas, etc., sin menoscabo de las leyes mexicanas y se sobrentiende, sin asegurar, que la lengua “extranjera” sería español o inglés.

La normatividad establecida por nuestra Constitución y las leyes reglamentarias mantienen aceptación y respeto a las variantes lingüísticas, poniendo énfasis en las culturas indígenas a las cuales se les debe una gran cantidad de modismos y términos nacionales. De hecho, no es necesario hablar español (idioma de uso oficial) para que las autoridades atiendan a los ciudadanos. Es obligación del Estado proporcionar servicios de cualquier índole sin importar etnia,  nacionalidad o lenguaje en igualdad de circunstancias..

En nuestra entidad las lenguas maternas indígenas son cora, huichol (wirarika) y tepehuano, principalmente. La importancia de la labor docente en el medio indígena radica en utilizar y fomentar el uso de las mismas de acuerdo a la región  tratando de conservarlas ya que, en ciertos casos, las nuevas generaciones las menosprecian por la discriminación de la que son objeto por parte de algunos mestizos o por conveniencia propia… (continuará).

Cartones