¿Influye la forma del pene en la vida sexual?

Mujer y Familia - 2017/08/09

Agencias/Crítica
La postura ideal para cada tipo de pene

Cada hombre nace con una forma de pene, es genético y no se puede cambiar,  excepto si la curvatura del  genital se debe a la enfermedad de Peyronie, en cuyo caso, la cirugía lo corregiría. Ningún glande es mejor que otro para el sexo, pero pueden tener algunas ventajas interesantes.

Pene recto

Es un pene de anchura uniforme en todo el tronco. Lógicamente su glande se estrecha ligeramente pero en general da un aspecto recto, como de lápiz. Esta forma es adecuada para todas las posturas,  pero puede ser ventajosa a la hora de practicar sexo anal,  ya que su punta estrecha facilita la penetración.

Pene en forma de cono

La base es más gruesa que la punta, dándole un aspecto cónico que puede ser más o menos pronunciado según el hombre. Tiene la ventaja que al ser más ancho en la base,  la penetración vaginal estimulará más la entrada, es decir la zona más sensible. Puede dar algún problema en las felaciones si la diferencia entre punta y base es notable.

Pene con curva

La curva puede producirse a la izquierda, a la derecha, hacia delante  o hacia atrás. A veces se debe a un cuerpo cavernoso más corto que otro (enfermedad de Peyronie), pero una ligera curva es totalmente normal y nada preocupante.  Si la parte curva es muy pronunciada puede ser molesta en la penetración para la mujer, sobre todo en algunas posturas. Si la curva es hacia arriba se recomienda la postura del misionero, si es hacia abajo la postura del perrito y si es hacia un lado la de la cuchara.

Pene champiñón

Con un glande más grande que la base, su forma recuerda a una seta o champiñón. El glande es la zona más sensible del pene, así que es posible que los hombres con pene champiñón perciban las sensaciones con más intensidad. El misionero es una postura en la que ambos pueden disfrutar aprovechando esa característica, ya que no es demasiado profunda.

Pene en forma de plátano

Se estrecha en la punta y en la base,  pero el tronco es más ancho. Como la punta es fina la penetración es más fácil,  y el resto del pene puede estimular muy bien las paredes vaginales gracias a su grosor. Todas las posturas son adecuadas.


¿Y sobre el tamaño del pene?

La forma del pene se aprecia en la erección, cuando el miembro está flácido puede tomar distintas formas y luego cambiar mucho cuando se llena de sangre.

La longitud del falo no tiene demasiada importancia a la hora de dar placer en la penetración, de hecho los penes largos pueden hacer daño,  ya que la vagina tiene una longitud de unos 14 cm en excitación y si el pene choca contra el cuello del útero es muy molesto.

En la estimulación de las paredes de la vagina influye el grosor del miembro viril. Para ser percibido en la penetración, las distintas formas de pene anteriormente mencionadas, pueden contar con la ventaja de estimular más la entrada o el fondo de la vagina según la parte ancha que tenga el pene, pero si es demasiado grueso puede dificultar la penetración y hacerla molesta. Un buen lubricante mejoraría bastante la sensación.

Cartones