Cuando la primera vez es un fracaso

Mujer y Familia - 2017/08/17

Agencias/Crítica

"Tenía ganas y luego todo pasó muy deprisa, me puse muy tensa y él me dijo: «No se hace esperar así a un chico». "Para mi primera vez, quise escoger a la persona adecuada, fue muy agradable conmigo pero no tengo ningún recuerdo en especial". En el espectáculo Made in Fémina, una obra entre teatro y poesía de la compañía A Corps intimes, varios testimonios de mujeres evocan con sensibilidad y veracidad sus "primeras veces". Nada que ver con la representación ideal de ese momento "tan especial" que solo ocurre una vez en la vida y que convierte a las niñas en mujeres y a los niños en hombres. "Los miedos son diferentes para cada una de las partes y la búsqueda mutua del placer no siempre está presente. De hecho, ¡no suele ser nada frecuente!", advierte Carlotta Munier, sexóloga y terapeuta Gestalt, autora de Sexualité Féminine: vers une intimité épanouie (Sexualidad femenina: hacia una vida íntima plena.)


La primera vez: razones que no están claras

Para la nueva generación, la mayoría familiarizados con las películas porno, la primera vez no tiene nada de fascinante. Aunque esta época de gran liberación sexual venda este acto como una simple formalidad, en la vida real las cosas funcionan de otra manera: "Las primeras relaciones sexuales suelen ser más o menos consentidas", cuenta nuestra experta.

La mayor parte del tiempo, las chicas lo hacen más porque todas sus amigas ya lo han hecho o porque sienten que deben hacerlo para no perder a su novio o para gustarle más, y no por un verdadero deseo.

Para los chicos, el motivo suele ser poder presumir de ello y dejar de ser virgen.


Las principales razones del fracaso en una primera vez

Las razones para que una primera vez sea un "fiasco" son varias. Tanto desde el punto de vista psicológico como del relacional, hay numerosos factores que entran en juego.


El dolor asociado a la rotura del himen

"Para las chicas, la primera vez suele ser dolorosa por la rotura del himen", destaca Carlotta Munier. Un tabú del que se habla poco. En algunas, el himen ya estará parcialmente "roto" y apenas lo sentirán. "Es el caso, por ejemplo, de las que practican equitación o ciclismo, actividades que provocan roces sobre el himen", continúa la sexóloga. Para otras, la práctica regular de actividad física, en el gimnasio, por ejemplo, puede contribuir a una "contracción" del perineo. Según nuestra experta: "Les podría costar relajarse para favorecer la penetración".


Las prisas que nada tienen que ver con el instinto sexual

Por otro lado, un desconocimiento de los ritmos del despertar sexual de cada uno puede ser el causante de una mala experiencia la primera vez. "Aunque la erección para una chico puede conseguirse en unos segundos, la situación para las chicas es totalmente diferente, ya que la dilatación de la vagina puede requerir más de quince minutos si todavía no se ha despertado su deseo", recuerda Carlotta Munier. Un tiempo necesario si se quieren conseguir unas relaciones más agradables y placenteras. Las prisas habituales en esos momentos, ya sea por esconder los nervios o la emoción, pueden tener que ver con este "fracaso".


Condiciones particulares

"Por último, en el plano emocional, no siempre se reúnen los elementos favorables", apunta nuestra experta. El miedo a ser sorprendidos, o hacerlo en condiciones incómodas, como en el coche, por ejemplo, van a generar estrés y tensión. Son muchos los factores que pueden contribuir a una primera vez poco placentera.


El estrés en los chicos

A pesar de que los chicos muestran una cierta seguridad sobre el tema, debido a que tienen un mayor acceso a su sexo y antes que las chicas, la situación es diferente cuando se pasa al acto en cuestión. "En realidad, los jóvenes adolescentes están muertos de miedo", constata la sexóloga. Salvo en las películas porno, pocos de ellos han visto de verdad el sexo femenino. A esto se suma la presión de hacerlo bien: "Los chicos se dicen a sí mismos que tienen que estar a la altura y conseguir dar placer a su pareja". Este estrés puede dar lugar a problemas de erección, con el sentimiento de fracaso que lleva asociado, o bien de eyaculación precoz, si no ha sabido gestionar su estrés. "El preservativo también contribuye al estrés", continúa nuestra experta. A pesar de las campañas de sensibilización, a los jóvenes no les gusta mucho ponérselo. Y no es fácil colocarlo en una situación en la que las emociones están al máximo. Más vale haber practicado mucho antes…


La primera vez y sus consecuencias sobre futuras relaciones sexuales

La primera vez pudo haber sido desagradable, angustiosa, dolorosa, una chapuza … "El problema es que ya no se puede volver atrás", apunta Carlotta Munier. Está en juego que si la cosa ha salido mal, haya huellas corporales que puedan alimentar aprehensiones para la próxima vez.

Las chicas no tardarán en meter a todos los chicos y hombres en el mismo saco, si ha habido demasiadas prisas y no han tenido en cuenta sus ritmos. Una idea que puede perdurar en el tiempo…

Los chicos pueden tener miedo, ya sea a no tener una erección o a eyacular demasiado rápido, si es lo que han vivido antes. "Más identificados con su sexo que las chicas, viven este episodio de manera más dolorosa, pudiendo impactar incluso sobre su autoestima", explica Carlotta Munier. Algunos corren el riesgo de no volver a atreverse a acercarse a una chica.


¿Cómo superar una "primera vez fallida"?

En la mayoría de los casos, lo más importante es intentar relativizar. "En realidad, hay que tener en cuenta que la primera vez no es que prometa fuegos artificiales", cuenta Carlotta. Lo más probable es que sea al revés por todas las razones mencionadas hasta ahora.

Lo mejor es que os digáis a vosotros mismos que la próxima vez será mejor. Aunque el instinto de reproducción sea innato, la sexualidad no lo es. Se aprende con la experiencia y los encuentros. A poco que nos aventuremos hacia el camino del erotismo, el cuerpo desvelará sus fuentes de placer y desarrollará una sensibilidad erótica.

Si este episodio ha sido traumatizante con un fuerte recuerdo negativo que puede tener un impacto en el futuro de vuestra sexualidad, lo mejor es que no dudéis en consultar a un especialista.

Cartones