Cuando él come pasta con tomate pasa esto (en tu caso no, lo siento)

Mujer y Familia - 2017/08/30

Agencias/Crítica
Como sabes, la nutrición es muy importante en muchos y diferentes aspectos del organismo. Y dentro de esta ‘ciencia’ hay una variante, la nutricosmética que asegura que existen ciertos suplementos nutricionales o complementos alimentarios especialmente orientados a mejorar nuestra salud.

Estos ‘productos’ actúan sobre todo el organismo y pueden tener repercusiones muy positivas en piel, cabello y uñas. Bien, pues de esto en particular quiero hablarte hoy. Los espaguettis con tomate o los ‘macaroni’ boloñesa además de estar buenísimos y aportar energía extra, tienen un efecto similar al de la crema solar, ¿lo adivinas?

Es chocante dicho así pero comer pasta con tomate puede amortiguar las quemaduras solares y proteger contra los rayos solares gracias a que los carotenoides se depositan en la piel después de comer.

Además, en concreto, el consumo diario de tomate podría reducir en un 50 por ciento el riesgo de cáncer de piel, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado en modelos experimentales por investigadores de la Ohio State University (Estados Unidos), y que ha sido publicado en la revista ‘Scientific Reports’.

Así que si tienes pensando pasar los próximos días o semanas disfrutando de la playa o la montaña bajo el yugo de los rayos solares, podrías modificar ligeramente tu dieta para que tu piel sufra lo menos posible. ¡No es broma! Se ha demostrado que la reducción del riesgo podría llegar al cincuenta por ciento. Aunque este curioso efecto protector solo se da en los hombres.

En concreto, los científicos han comprobado que los individuos macho que habían sido alimentados con una dieta rica en tomate durante 35 semanas tenían un 50 menos de riesgo de padecer un tumor de piel, en comparación con aquellos que no habían recibido este alimento.

A juicio de los expertos, estos resultados se pueden explicar por el hecho de que los carotenoides de la dieta, los compuestos de pigmentación que dan a los tomates su color, pueden proteger la piel contra los daños de los rayos ultravioletas.

No obstante, no se encontraron diferencias en el riesgo cuando se analizaron a individuos hembra. “Este estudio nos mostró que tenemos que considerar el sexo cuando se exploran diferentes estrategias preventivas, porque lo que funciona en los hombres no siempre funciona igual de bien en las mujeres y viceversa”, ha asegurado la autora principal del estudio, Tatiana Oberyszyn.

En el nuevo estudio, los investigadores del Estado de Ohio han encontrado que sólo los individuos machos alimentados con tomates rojos deshidratados tenían reducciones en el crecimiento del tumor, mientras que aquellos alimentadas con tomates de mandarina, que han demostrado contener más licopeno biodisponible, tuvieron menos tumores que el grupo control, si bien la diferencia no fue estadísticamente significativa.

El tomate es rico en agua, carbohidratos, fibra, vitaminas A, C, B3 y E y contiene sales minerales como el potasio, el magnesio, el fósforo y algunas pequeñas cantidades de calcio. Sobre todo es un potente antioxidante debido a uno de sus componentes: el licopeno, que evita que los radicales libres afecten a nuestros tejidos y originen enfermedades degenerativas cardiovasculares, demencias y procesos de envejecimiento. Aunque este estudio afirme que sus efectos varían según el sexo, hay que recordar que el licopeno también evita la aparición de otros cánceres como el de mama, el de pulmón, el de próstata, el de colon, el de estómago, el de vejiga y el del cuello del útero.

A pesar de todo, los investigadores recalcan que los alimentos no son medicamentos y no tienen el mismo potencial que estos. Pero debe tenerse en cuenta que la posibilidad del consumo diario y de por vida puede alterar el desarrollo de algunas enfermedades. ¿Te animas a comer tomate?

Cartones