¿Cómo es el orgasmo masculino?

Mujer y Familia - 2017/09/20

Agencias/Crítica

"En términos genéricos, el hombre está programado, a semejanza de sus primos los primates superiores, para eyacular después de varios segundos”, recuerda Gérard Leleu. Si se dejaran llevar, el 80% de los hombres eyacularía en dos minutos. Existe un punto de no-retorno a partir del cual el reflejo eyaculatorio se activa sin que nada, ni siquiera la voluntad del hombre, pueda frenarlo. Sin embargo, tanto los hombres como las mujeres pueden sentir un sinfín de sensaciones orgásmicas distintas. ¡Y es posible intensificarlas! Pero este acontecimiento no siempre depende de uno mismo; algunos hombres presentan ciertos trastornos que les impide acceder a ellas…


La biología del orgasmo masculino

El sentimiento de bienestar y de euforia que puede provocar el orgasmo se debe al baile de endorfinas que se liberan, en ese momento preciso, en nuestro cerebro. Recientemente, investigadores del Iserm2 han demostrado la producción de un cóctel de neuromoduladores y hormonas que inundaría nuestro cerebro durante el acto sexual para llegar al orgasmo.

Encontramos, sobre todo, dopamina y endorfinas como la luliberina, que estimula el cerebro, y la oxitocina, que refuerza los vínculos afectivos. Ambas hormonas transmiten deseo y placer. ¡Y eso explica por qué siempre pretendemos alcanzar el orgasmo!


Orgasmo masculino y eyaculación no son sinónimos

“Muchos consideran que la eyaculación es sinónimo de orgasmo”, afirma el Dr. Sylvain Mimoun. Pero en realidad, los dos no ocurren exactamente al mismo tiempo. “Son dos fenómenos cercanos, en términos cronológicos, ya que apenas les separan veinte segundos”, concreta el experto. Gracias a las exploraciones fisiológicas del mecanismo, se han establecido dos curvas bien distintas. Puesto que los dos procesos ocurren con pocos segundos de diferencia, tanto hombres como mujeres suelen asociarlos y confundirlos.

Por otro lado, muchos hombres están convencidos que la eyaculación desencadena el orgasmo. Pero también existe una creencia según la cual la fuerza de la eyaculación depende de la intensidad. Y justamente por ese motivo, el hombre puede preocuparse, en el plano sexual, cuando presenta una micción menos vigorosa.


El orgasmo masculino suele ser silencioso

Siguiendo con las ideas preconcebidas, muchos creen que el orgasmo debe ser estruendoso, una creencia que, sin lugar a dudas, heredamos de la cultura pornográfica. Sin embargo, la realidad es bien distinta. “En la mayoría de casos, el hombre disfruta en silencio”, comenta el Dr. Sylvain Mimoun. Explicación: las primeras experiencias “orgásmicas” de los hombres son producto de una masturbación, seguramente en casa de sus padres… así pues, todos se han sentido obligados a ser discretos. Y se impone un orgasmo silencioso.

Más tarde, es difícil cambiar de registro. Un comportamiento que puede incomodar a ciertas mujeres, ya que les resulta casi imposible saber en qué peldaño de la escalera de placer está su compañero. Pero puede ayudarle a encontrar una forma más libre, y más sonora, de expresar su placer.   


Las dificultades del hombre para alcanzar el orgasmo

Los problemas relacionados con el orgasmo pueden tener varias explicaciones.


Los orígenes pueden ser fisiológicos

La causa médica más frecuente es la toma de medicamentos, como los antidepresivos, ya que tienen tendencia a retrasar o bloquear la eyaculación. “Ciertas enfermedades, como la hipertensión en particular, también pueden provocar ciertos problemas”, añade el Dr. Sylvain Mimoun. A veces, acudir al médico o consultar con un sexólogo puede despertar cierta culpabilidad.

La edad juega un papel importante: en el caso de un hombre de más de 50 años, las dificultades son más frecuentes. “Y están bastante desarmados”, añade nuestro experto. Su consejo: centrarse en su propio placer y tratar de satisfacer aquella fantasía que pueda desencadenar un orgasmo.


Las causas psicológicas

Una preocupación excesiva también puede bloquear el proceso en lugar de estimularlo. “Hoy en día, cumplir las expectativas de la pareja o hacerla disfrutar, pueden considerarse verdaderos obstáculos”, comenta el Dr. Sylvain Mimoun.

Cartones