REDESCUBRIENDO: Parte I.

José Miguel Cuevas Delgadillo/CDN

Opinión - 2017/10/27

¡ALZA TU VOZ MUJER!


El festejo del día internacional de la mujer es incompleto si no abordamos el tema de la violencia de género y la importancia de la defensa de los derechos humanos de las  mujeres, y la cultura de la denuncia. A continuación presentaré la transcripción de una conferencia impartida en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, por la Abogada y activista de Derechos Humanos Alma Gallardo. Espero y les guste, serán varias entregas al respecto. Que la disfruten. “El día de hoy, abordaremos un tema dedicado especialmente al género femenino. Hablaremos de la violencia hacia la mujer. Si tú eres una mujer que estás siendo lastimada físicamente, emocionalmente te sientes humillada, alguien quizás te está acosando sexualmente… es importante que tomes consejo; el tema de hoy es para ti. Quiero comenzar mencionando algunos datos relevantes que publicaron recientemente las investigadoras del Instituto Nacional de Salud Pública en México: Y bueno, hacemos alusión al país de México, ya que sus estadísticas suelen ser muy similares al resto de los países de Latinoamérica. “En México, una de cada 5 mujeres, sufre violencia por parte de su pareja. En los últimos 17 años en México, la violencia de pareja aumentó hasta un 72 por ciento. En un solo año más de 7 mil mujeres tuvieron que ir al hospital debido a las lesiones que presentaron. 13% de ellas fueron hospitalizadas con lesiones físicas significativas, resultado de heridas con instrumentos punzo cortantes o golpes severos en la cabeza. Otro dato importante es que la violencia de pareja se da entre mujeres de educación básica, pero también de ciudad y de campo sin distinción, casadas y concubinas, de diferentes estratos económicos y en las 32 entidades del país.  O sea, la violencia se sufre sin distinciones, como bien lo dijo el Secretario  General de las Naciones Unidas, Ban Kimoon: “la violencia contra la mujer ha alcanzado atroces proporciones epidémicas”.
     
     Pero antes de avanzar, quiero resaltar algo. Cuando estamos hablando de violencia no nos estamos limitando a golpes o maltratos físicos. La verdad es que todo trato que recibas como mujer y que te provoca un daño físico, psicológico o sexual, es violencia. Lamentablemente muchos hombres golpean, empujan a sus mujeres, les escupen, les gritan, las patean, las maldicen, les rompen sus huesos, les provocan abortos, les quitan la vida… eso es violencia, y eso se vive hoy en muchos hogares de nuestro país. Quiero hacerte unas preguntas, para alcanzar a entender si eres tú una víctima: ¿Hay algún hombre que continuamente te está amenazando? ¿Te manipula para que hagas o dejes de hacer cosas? ¿Te mantiene apartada, aislada, alejada de tus amistades o parientes? ¿Te critica por todo lo que haces haciéndote sentir mal, o sea, muy humillada? ¡Entonces SÍ estás sufriendo violencia! Eres una víctima que se suma a las estadísticas escalofriantes de mujeres que sufren maltrato. Ahora, ¿Quién es tu agresor? ¿Tu marido? ¿Tu pareja si no eres casada? ¿Tu novio? ¿Tu compañero de trabajo, tu jefe… tu propio hijo? ¡Qué triste es saber que el peor enemigo de una mujer es su propio esposo! ¡El gran temor de muchísimas mujeres hoy en día es la hora en la que tiene que cruzar una palabra con su marido, porque sabe que simplemente no es posible sostener una conversación con él sin que haya maldiciones, vejaciones y empujones. ¡Qué triste que en lugar de disfrutar una relación sexual con el esposo, más bien el acto se ha vuelto una violación, un abuso sexual!

     ¿Hay violencia en tu relación de pareja? No pienses que porque no te ha salido sangre, no sufres violencia. Vamos a identificar cuándo hay violencia en una relación. Primeramente es necesario entender algo: Una relación donde hay violencia, se basa en ejercer poder y control sobre la víctima. Repito, La relación violenta está basada en ejercer poder y control sobre la víctima. Encontramos entonces que, hay un agresor y una víctima. En una relación donde hay violencia, el abusador querrá dominar a su víctima a toda costa. Ejercer dominio significa tener todo el poder sobre esa relación, ÉSE es el motivo por el cual el agresor recurre a la violencia: para establecer y mantener su posición dominante. Es importante que sepas, que todo agresor realiza principalmente 3 actividades para mantener cautiva a su víctima, o sea, para mantenerla “bajo control”: Son 3 básicamente y es bueno que tú analices si en la relación que tienes hay alguna de estas: Manipulación (o chantaje emocional), Aislamiento, y Humillación.” Hasta la próxima. Conferencista y Orientador Familiar. Consultas Celular 311 136 89 86. redescubriendo@hotmail.com

Cartones