LOCAL 91-A: COSAS DEL TRASPORTE PÚBLICO

Por : Mijail Paredes

Opinión - 2017/10/27

*“A nosotros los inmortales no nos gusta que se nos tome en serio, nos gusta la broma”. Herman Hesse.

Un tema de trascendencia en la vida pública de nuestra capital ha sido sin duda todo ese asunto del aumento a las tarifas del transporte público, en donde voces de descontento y algunas muy propositivas se han dejado escuchar, desde revisiones exhaustivas a las concesiones otorgadas, hasta algunas muy radicales como las de  municipalizar el servicio, cómo si con la recolección de basura y dotar de agua al municipio no fuera suficiente.

Vamos pues a tratar de dar un esbozo general del proceso que llevó hasta llegar a un final no muy feliz de establecer una tarifa que ya se esperaba sin necesidad de un estudio técnico.

Los trasportistas de manera de manera unilateral y arbitraria decidieron incrementar las tarifas un poco antes de la llegada del nuevo gobernador del estado, en pleno proceso de transición del gobierno, dejándola en 8 pesos para adultos y 4 pesos para estudiantes y adultos mayores, cientos de argumentos se vertieron por los concesionarios, el incremento en combustibles, los altos costos de mantenimiento vehicular y ese tipo de cosas que se pueden objetar fácilmente al hacerles ver sus magníficas ganancias por un servicio que el estado les permite prestar, ya que la concesión no es más que un permiso que se da para brindar un servicio y que todos sabemos el manejo político que se le ha dado para beneficio de unos cuantos.

Aquí lo interesante fueron las formas en que se dio esto, los líderes camioneros acordaron aumentar sin tomar en cuenta que NO son dueños, que fueron favorecidos muchos por gobiernos amigos para usufructuar el trasporte, se les olvidó que quien gobierna tiene la sartén por el mango y por supuesto el grave riesgo en que estaban por tomar tales medidas. Hasta aquí el gobierno parecía que no veía ni escuchaba, tal vez por estar ocupados en el proceso de entrega recepción, de las auditorías internas y de nombrar a los funcionarios que acompañarán al gobernador en su gestión.

Es de reconocerse la actitud que asume nuestro amigo diputado Fugio Ortiz para exigir se tome en cuenta la voz del pueblo en este asunto, de esta manera el gobierno se vio obligado a atender esta arbitrariedad.

Hoy la tarifa queda en 7 pesos y 3.50 para estudiantes y adultos mayores, tarifa que ya se manejaba desde hace días, esto derivado de un estudio que el gobierno mandó hacer al colegio de notarios en donde las valoraciones para llegar a esta tarifa tal vez no contemplaron que el servicio es concesionado, que hay toda una mafia del trasporte, que hay quienes se han visto muy favorecidos por estos regalos del gobierno y sobre todo la precaria situación en que vivimos. Creo que era más fácil el acordar con los líderes trasportistas la tarifa que hoy tenemos sin ningún estudio previo; creo que era más fácil decirle al pueblo de Nayarit que aquí hay gobierno que vela por las clases más desfavorecidas, el gobierno necesita bonos y esta era una buena oportunidad. En fin, por lo menos la tarifa que los pulpos camioneros querían no se logró y el gobierno asumió su papel rector con la ayuda del Fugio y su lucha.

Cuando digo que el gobierno tiene la sartén por el mango es porque así lo es, la ley de tránsito y transporte así lo dice, la regulación corresponde al estado sin perder el objetivo, el fin de utilidad pública concesionado y el interés general. Existe mucho silencio sobre este tema salvo algunas excepciones, cuando considero que de haber más voces activas y críticas se podría ayudar al gobierno a escuchar el clamor ciudadano, y así gobernar mejor, esto es lo más sano de la vida en democracia; bueno, van empezando con muchos obstáculos que dejó el anterior gobierno, la expectativa es mucha, las esperanzas son mayores y es prioridad atender y cuidar ese bono democrático que puede sentar las bases para que el PRI ya no vuelva en mucho tiempo. Eso es lo que espero y creo que mucha gente así lo espera, para ello considero también que el gobierno debe ser fuerte, no sólo parecer firme sino serlo realmente, no verse débil o titubeante en ningún aspecto, insisto, hay mucha esperanza en el cambio prometido. Vamos ayudando todos a que esto se logre.

La broma.  No todo se arregla en una mesa de cantina, salvo que sea con El Pitas en la mesa del medio, debajo de ese abanico de techo que parece que siempre está en el número dos, y en donde los días parecen iguales bajo los influjos del alcohol al recordar glorias pasadas. Ahí sí se arregla el mundo. Por cierto hay culpables del aumento de las gasolinas, no hay que hacerle mucho al loco, sigan votando por el PRI.

 

Cartones