SEGURIDAD, PROBLEMA POLÍTICO

Opinión - 2017/11/21

Miguel González Ibarra/CDN

La seguridad es nuestra preocupación mayor. Urge combatirla y desterrarla para siempre. No es asunto menor.

Enfrentarla y acabarla, es responsabilidad del Gobernador, del Maestro Castellón, de todos los alcaldes y diputados.

Nosotros, el pueblo, también estamos en la obligación de coadyuvar para exterminar el mal de la violencia.

La seguridad y la vigilancia es un problema político, que compete, ciertamente, a los cuerpos de seguridad, pero, igual, al pueblo.

Lo que es político debe tratarse públicamente, es decir, se tiene que debatir de cara a todo el pueblo. No es cuestión de pequeños segmentos de ilustrados e iluminados, expertos en el tema.

La iniciativa del Gobernador lanzada ayer 20 de noviembre es correcta y no se puede rechazar. Más bien, es una decisión responsable.

El Ejecutivo de Nayarit convoca al gran debate, en el cual, todos participemos. Es correcto. Y, esto, no es cosa de un día, de una sesión solamente. La seguridad es un tema permanente, de todos los días.

No se trata de terminar con las balaceras del momento o de las ejecuciones y levantones que padecemos los nayaritas y tepicenses todos los días.

Terminando con las balaceras, ejecuciones y levantones de éstos días, el tema de la estrategia de seguridad a favor de nayaritas y tepicenses, debe continuar, es decir, el debate de ideas seguirá, porque hay que ir a las causas, tal cual lo son, el hambre, el desempleo, el analfabetismo y la falta de cultura.

El actual gobierno encabezado por el joven empresario Toño Echevarría García tiene una extraordinaria oportunidad.

Nayarit puede ser ejemplo nacional en la estrategia del combate a la inseguridad pública y violencia.

Insistimos en la idea que se debe anteponer la prevención por sobre la persecución, como la filosofía de Estado en el rubro Seguridad.

Prevenir es educar, alimentar, emplear, crear, proteger, salvaguardar, inundar de cultura todos los rincones de Nayarit, elevar la conciencia y la moral de todos los que aquí vivimos.

Perseguir es todo lo contrario a prevenir. Perseguir es reprimir, corromper, extorsionar, golpear, torturar, mancillar, violar, asesinar, secuestrar, privar de la libertad a los seres humanos y robar.

¿Con toda la bonhomía del Maestro Castellón ya como le regresa la vida al joven universitario estudiante de medicina asesinado?

¿Cuánto perdió Nayarit con esta muerte?

¿Cuánto perdimos como pueblo con el asesinato de más de cien personas en lo que va del gobierno de Toño?

¿Y el terror sembrado con las balaceras que inhiben la producción y la productividad con qué o cómo lo vamos a restituir?

Tenemos que pensarla bien. Obligados estamos los nayaritas y los tepicenses a debatir con profundidad y absoluta responsabilidad el tema de la seguridad pública.

Qué bueno que los universitarios se manifestaron en el desfile del 20 de noviembre por las calles de Tepic pidiendo paz y tranquilidad para todos.

Del mismo modo, qué bueno que el Gobernador haya convocado a todos los nayaritas a sentarnos a debatir el problema de la seguridad pública para, entre todos, encontrar las mejores soluciones y los mejores caminos.

Los nayaritas tenemos que debatir, pero, al mismo tiempo, movilizarnos por avenidas y calles, demandando seguridad, paz y tranquilidad en, cuyos eventos, deben ir al frente Toño y el Maestro Castellón.

Cartones