COLUMNA LOCAL 91-A

MÁTALAS.CON UNA SOBREDOSIS DE TERNURA

*A nosotros los inmortales no nos gusta que se nos tome en serio, nos gusta la broma. Herman Hesse.

Opinión - 2017/11/26

Mijail Paredes/CDN

¡Amigo qué te pasa estás llorando,

Seguro es por desdenes de mujeres,

No hay golpe más mortal para los hombres,
Que el llanto y el desprecio de esos seres!...

Hace algunos días la nota nacional fue el hecho de que el alcalde perredista de Acapulco cantara más con sentimiento que con buen timbre esa canción que lleva por título mátalas. Lo sucedido levantó olas no esperadas por varios sectores de la sociedad, algunos argumentan misoginia,machismo, burla o estupidez;yo sólo digo que fue un acto desafortunadodelpresidente,pudo haber cantado cualquier otra menos esapor el número de feminicidios en la entidad, mátalas no fue la adecuada, aunque laletra de la canción sólo evocael sentir y el consejo de un amigo para un enamorado de ellas aunque mal paguen

¡Amigo voy a darte un buen consejo
Si quieres disfrutar de sus placeres
Consigue una pistola si es que quieres
O cómprate una daga si prefieres
Y vuélvete asesino de mujeres!

Hasta la segunda estrofa de la canción si pudiéramos pensar que se trata de un consejo de maltrato, aunque nada parecido a lo que la Paquita dice de nosotros.esa doña sí que nos ataca, y creo que hasta a veces nos hace sentir un poquito mal.

¡Mátalas
Con una sobredosis de ternura
Asfíxialas con besos y dulzuras
Contágialas de todas tus locuras!

Aquí empieza lo bueno, a hacer derroche de esas palabras que les gusta escuchar a la mujeres, esas de atención y con harto sentimiento, aquí lo machista y misógino desaparece totalmente para solamente quedar en un consejo de amor.

¡Mátalas
Con flores con canciones no les falles
Que no hay una mujer en este mundo
Que pueda resistirse a los detalles!

¡Despiértalas con una serenata
Sin ser un día especial llévale flores
No importa si es la peor de las ingratas
Que tú no eres un santo sin errores!

Y llegaron las flores, las canciones, las serenatasy esos pequeños detalles que tanto gustan a todo mundo, sobre todo a las mujeres, esto es amor del bueno, nomás que ya habla de las mujeres ingratas, que también las hay y claro muchos de nosotros no somos unos santos ni pretendemos serlo.

Bueno hasta aquí, todo va bien, queda claro que lo del alcalde de Acapulco no fue un hecho premeditado y con dolo, un errorcillo como a todos nos puede pasar. Por lo que el grito para desenterrar el hacha de guerra de las mujeres irredentas se dejó escuchar, loconsidero un exceso, coincido en la gravedad de los feminicidios,pero no coincido en que todo se quiera considerar como un ataque artero al movimiento feminista.

Si el razonamiento para acusar al nadaarmonioso alcalde, de machista, misógino y burlón lo trajéramos acá a Tepic Nayarit, pues entonces deberíamos prohibirle al Potrillo deHuentitán,alorgullo de donChenteque novenga al auditorio Amado Nervo, antes de La Gente, aunque esodel nombre me recuerda esa cosade el orden de los factores no altera el producto.Por lo menos deberíamos prohibirle que cante con su magistral voz y en traje de charro, pistola al cinto y botaspaespuela charraesa de mátalas, aunque con ello se pierda un poco la oportunidad de escuchar una bella canción de amor y atención a las mujeres.¿Qué harían las mujeres de primera fila sin esa canción?.Las mujeres organizadas que luchan por la emancipación de las mismas, que sin duda alguna estarán ahí se darán cuenta de que no hay nada malo en esa canción, sino al contrario, debería ser un manual para seguir al pie de la letra por aquellos que nos consideramos nada corteses.

El ver agresión dónde no la hay también es un exceso que no se debe permitir un movimiento que intenta establecer la igualdad como principio básico de una sociedad, de incurrir en estas faltas se corre el riesgo de que se pierda seriedad en su encomienda. Entoncesa cantarla, por ellas aunque mal paguen.aunque yo prefiero el rock, me gusta la Lupita, me gusta la Maldita y escuchar a los Magnetos cuando está mi noviecitaalgo así iba una rola que tanto gustaba a mi primo René, conocedor de buena música aunque a veces tenía un mal gusto por la misma

La broma.Cambió el gobierno yJuliónya es historia, ¡gracias señor gobernador!a ver cuándo traen a los Héroes del Norte, esos si son buenos.

Cartones