COLUMNA CINEMATOGRÁFISTA

Batallas íntimas, testimonios dela violencia contra la mujer

Opinión - 2017/12/10

Héctor Trejo S./CDN

Presentada con gran éxito en elFestival Internacional de Cine de Morelia 2016,Batallas íntimasde la cineasta mexicanaLucíaGajá-ganadora del premio de Derechos Humanosen el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI) conMi Vida Adentro(2007)- retrata cinco historiasen países tan disímbolos uno de otro,comoEspaña, Estados Unidos, Finlandia, India y México,pero quese unifican enlafunesta práctica de la violencia contra la mujer.

El filme, cuyo contexto grandilocuente es la delicada e intimista fotografía deMarcBellver, llena de contrastes luminosos y sobras dramáticas, nos deja ver una serie de testimonios crudos y desgarradores, que más allá de invitar a la reflexión, en primera instancia incitan al repudio de la violencia.

La directora mexicana, al mismo tiempoquepermitir que sus personajes salgan de las cenizas como el ave fénix a través de la narración de sus historias, involucra a los espacios antagónicos en donde habitan para darle unaresignificacióna su condición de violentadas por sus parejas.

El guion, también propiedad de LucíaGajá, permite un tránsito dinámico entre las diversas historias personales y le aporta un ritmo que va de interesante a intenso a la edición.

Por las necesidades del documental, la narrativa me lleva a recordar el filme Al otro lado (2005) de Gustavo Loza, con historias en países diferentes, que se unen por sus efectos. En el caso de Batallas íntimas, el color de piel, las creencias religiosas, las normas sociales tan distantes unas de otras, no impiden que las mujeres, protagonistas del filme,se mantengan cercanas.

El espectador concluye el filme con un toque amargo aunque esperanzador, al observar cómo se resuelven las historias de cada protagonista, pero se queda la inquietud de esa semilla de violencia de género que nos quiere mostrar la directora y de la que no podemos tomar distancia, porque vemos casos similares todos los días en la televisión, en los diarios, en las redes sociales y hasta en los espacios donde convivimos de manera cotidiana.

Una cinta sumamente recomendable, que requiere de un poco de empatía para sufrirse, pero también para volvernos conscientes de este problema social que nos aqueja en todo el mundo, la violencia de género.

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame atrejohector@gmail.como ingrese awww.facebook.com/CinematografoCeroCuatro/

Cartones