COLUMNA LOCAL 91-A: DE LOS RELÁMPAGOS DE AGOSTO A LA ROSA DE GUADALUPE….

Mijail Paredes/CDN

Opinión - 2018/01/03

"A nosotros los inmortales no nos gusta que se nos tome en serio, nos gusta la broma". Herman Hesse.


Ya es enero de 2018 y volvemos a la carga,renovados y remasterizados con un poco más de años, más experiencia y las consecuencias atroces que deja un diciembre con un chingo de tamales de puerquito, de rajas con queso y de gallina. Ahora no hubo pavo, bueno no pa todos, esto es de lo más normal como muchas otras cosas, pero este es el México que conocemos el de las diferencias abismales y de los señoritingos con discursos elocuentes ya sean de izquierda o de derecha, por ese manual del pequeño burgués de Alberto Cortés es y seguirá siendo vigente…

Pero pasemos a lo nuestro, aunque a decir verdad, no tengo la menor idea de que es lo nuestro, hay quienes si lo saben o creen saberlo. Bueno estoy así de cerca de terminar Los Relámpagos de Agosto de Jorge Ibargüengoitia, libro prestado por mi apreciado amigo el Ingeniero Guzmán quien cada vez que lee su nombre en mis líneas me pide que no lo saque del ostracismo, pero como tampoco sé que es eso, pues sigo citándolo, según el inge, este Jorge pudo haber llegado al Nobel de no haber muerto.. Juan Villoro a su vez lo recuerda como el “gran tío mítico”, ya que según Villoro éste era como el pariente más disparatado y estrafalario de nuestra tribu…sí, hablo del mismo Villoro que vino al Festival de letras Tepic, ese que junto con la mitad de los Caifanes “prendió” a un público difícil de prender, con su “mientras nos dure el 20”,  el mismo que en entrevista en las Ruinas de Jauja, ahí donde dicen que hay fantasmas y yo insisto que debe ser mi amigo de infancia y juventud La Lisa el que anda por ahí a altas horas de la noche, bueno, en esa entrevista le preguntaron como era su vida, a lo que él respondió que vive una vejez un poco locochona, muy ad hoc el comentario y el lugar de las ruinasen donde a cualquier hora se puede respirar ese aroma de esa medicinal hierba….

Un éxito ese festival llevado a cabo por el anterior ayuntamiento y un aplauso para el profe Castellón por seguir con esto, ojalá vuelva Juan con su Caifanes, Saúl debe estar muerto de la envidia…Ojo, sólo es darle el mérito a quien lo merece, nada que ver con chayotes, influencer´s o quedar bien, de hecho a mi lo que me encanta es quedar mal, muy mal….no puedo evitarlo.

Pero a lo que te truje chencha, la obra de marras habla de las desgracias de un General de División de nombre José Guadalupe Arroyo, se narra de una manera tan peculiar y exquisita el México posrevolucionario, pero de poquitos años cuando los grandes generales eran los encargados de darle orden a este país hasta la conformación del “partido” y ahí fue donde empieza nuestra desgracia. Es necesario aclarar de qué ese “pos revolucionario” es de unos pocos años después de haber triunfado nuestro movimiento, ya que si lo dejo sin aclaración podemos cometer el gravísimo error de confundir etapas, ya que a mi juicio que por cierto no es muy bueno, la posrevolución llega hasta nuestros días.

Ah si los generales vivieran y vieran lo que han hecho de la revolución estos desgraciados, seguro los pasarían por las armas, primero al presidente, luego a ese tal MID, y por último a todo el consejo priista. Qué barbaridad, ellos que con valentía derramaron su sangre para tener una patria y ahora la entregan a unos afrancesados que no pueden dejar de peinarse ni verse frente al espejo cada dos minutos, tal vez menos, cada cinco…

Bueno, al tema señores, soy muy dado a perderme eso me ha quedado claro, y a otros también.. La primera desgracia por así decirlo de mi general Lupe empieza ese día en que Marcos González le envía una misiva en donde le dice que éste ganó las elecciones y por lo tanto es presidente electo, y que lo necesita como su secretario particular…

Esto sin duda emociona a cualquiera, y más aún a mi general Lupe quien se consideraba a sí mismo como alguien de refinada educación, que siempre causa admiración y envidia, su honradez a toda prueba que en ocasiones llegó a acarrearle problemas con la policía, su inteligencia despierta pero sobre todo su simpatía personal…rápido contesta don Lupe diciendo, “acepto”, con esas palabras que se acostumbran en estos casos, “en este puesto podré colaborar de una manera más efectiva para alcanzar los fines que persigue la revolución”…….Es bueno tener una buena autoestima pero mi general creo que exagera un poco.

La mala noticia es que el presidente electo fallece y por lo tanto el cargo de mi General Lupe arroyo se va también a la tumba…

Pero qué diablos tiene que ver título de esta columna, que tiene que ver el libro con la Rosa de Guadalupe. En efecto, no tiene que ver nada, salvo si pongo el ejemplo del primo de un amigo cuando también le dieron un nombramiento que no logró cristalizar, así como el nombramiento de mi General Arroyo.

Sucede que a este primo de mi amigo hace muchos años ha, le dicen, te preparas, hoy en la noche tomas protestas como director de no sé qué, hubo mucha emoción, el alcohol era para después, la mejor camisa, los zapatos limpios un buena rasurada y sobre todo ensayar el “Sí,Protesto” varias veces frente al espejo, claro que también ensayar ese discurso de mi general, eso de servir a la patria y a los fines de la revolución democrática, y todo eso, el asunto es y para acabar pronto que es que el susodicho ya llegando a su oficina para esperar el llamado de la revolución haciéndole justicia para ya levantar su brazo revolucionario, solo le dijeron, se movieron las cosas, el encargado es pa otro.. a quien por cierto no le interesó el cargo y simplemente no fue…ese día el primo de mi amigo, mi amigo y yo nos pusimos una gran borrachera en honor a las desgracias que suelen ocurrir…..

La broma. Yunes deja ver sus miserias al dejar ver un reloj de seis millones de pesos en su muñeca, pero lo peor del caso es que quienes lo llevaron al poder permanecen callados….seis millones de pesos en un estado donde hay extrema pobreza es insultante, que lo pasen por las armas dijera mi General Arroyo….

Cartones