CFE la empresa con más quejas en PROFECO por ratera

*Sin embargo, el Delegado de PROFECO, Antonio Figueroa, no hace nada, solo se la pasa en casinos y bares, gastando lo que ´gallinea´.

Estado - 2018/05/16

LG/CDN

Todos los años la ´empresa de clase mundial´, conocida como Comisión Federal de Electricidad (CFE) es el proveedor con mayor número de quejas registradas ante la Profeco. Tan solo en un año se habla de 29 mil 111 quejas, de las cuales se conciliaron solo 6 mil 886 a nivel nacional.
Los principales motivos de reclamación son: negativa a corregir errores de cobro, error de cálculo y cobro de cuota extraordinaria.
Sin embargo, en Nayarit, la Procuraduría de Defensa al Consumidor, PROFECO, cuyo titular es el briago Antonio Figueroa, no está haciendo lo que le corresponde, lo que se entiende que hay una colusión entre la dependencia ´defensora del consumidor´ y la empresa de electricidad.
No es para menos, pues al Delegado de marras siempre se le mira en bules, cantinas, bares, casinos y antros queriendo ligar muchachitas, sintiéndose todo un ´Juan Camaney´, donde invita tragos y anda de ´queda bien´ con la gente para apantallar que tiene dinero.
Y mientras el titular de la dependencia que dice defender a los consumidores se la pasa borracho, y muy pocas veces en su oficina, la suministradora de energía eléctrica sigue haciendo de las suyas, enviando recibos por supuestos consumos altos.
Los más afectados son la gente que vive en la zona rural, en la costa, en donde debido a los climas tan altos deben de tener todo el día prendido el ventilador o los aires acondicionados, cosa que usan de pretexto los de la CFE para mandar recibos de cobro con cantidades exorbitantes que se vuelven impagables.
Así, sin nadie que los defienda, los consumidores de energía eléctrica están a la merced de la monopólica industria que ofrece energía en todo el estado, haciendo cobros como les de su regalada gana aprovechándose que en la PROFECO de Nayarit no hacen nada.
Esta descarada desatención que está haciendo el Delegado de PROFECO, Antonio Figueroa, hace sospechar que está amafiado con la paraestatal y es por ello que hace oídos sordos y es rara la vez que está en su lugar para enfrentar y atender los asuntos de su puesto.
Por tanto, se hace un atento llamado al Procurador Federal del Consumidor, Rogelio Cerda Pérez, que tome cartas en el asunto y de una vez por todas quite a este inservible funcionario que solo se la pasa ebrio y de padrote en los bules y cantinas de la ciudad, donde, dicen, tampoco paga las cuentas aprovechándose de su encargo.

Cartones