Naranjo, el candidato de los narcos

*Desde hace años al hoy candidato a senador por la Coalición ´Por México al Frente´, integrada por los partidos PAN-PRD y MC, Guadalupe Acosta Naranjo, se le ha señalado de tener nexos con el narcotráfico, acusaciones que ha logrado sortear gracias a que siempre ha estado en la cima del poder, con fuero, saltando de un cargo plurinominal a otro. *Ahora, al ´Compa del Morral´ se le avizora una nueva derrota que le mermara en poder y varios millones de pesos.

Estado - 2018/06/28

Vicente Rocha & Lenin Guardado/CDN
Tepic.- Guadalupe Acosta Naranjo dejó de ser ´El Compa del Morral´ cuando después de estar encerrado en la penal de Tepic por haber falsificado una credencial de elector, se fue a vivir a la Ciudad de México, cobijado por Jesús ´El Chucho´ Ortega, quien le dio asilo en la capital del país tras romper con el entonces gobernador Antonio Echevarría Domínguez, en el año 2000.
Lupe Acosta, llegó a la Ciudad de México, con una mano atrás y otra adelante, y luego le dieron chamba en el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, de donde ya no se despegó y gracias a su habilidad política fue escalando puestos hasta llegar a ser el dirigente nacional del mismo.
Pero en cada subida, Lupe Acosta Naranjo, oriundo de Sinaloa y adoptado nayarita, tuvo que hacer algo turbio, algún acuerdo ´en lo oscurito´ que siempre le dejara a él o a su familia algo benéfico económicamente. Así fue amasando su fortuna que, dicen, está calculada en decenas de millones de pesos que tiene en diferentes cuentas bancarias a nombre de hijos, nueras, esposa y de él mismo.
Igualmente pasa con sus propiedades, que ya tiene en gran número en Nayarit, Sinaloa, Ciudad de México y hasta en Acapulco, Guerrero.
Aprovechando sus puestos ha beneficiado a ´amigos´ a los que después les cobra la factura, con posiciones políticas para sus leales servidores y achichincles que ahora los tiene en el corral llamado ´Galileos´, que no es más que una tribu fde lo que todavía es el Partido de la Revolución Democrática.
Pero, aparte de ser un mercenario de la política, Lupe Acosta ha sido continuamente señalado de estar inmiscuido también en situaciones muy raras con respecto al narcotráfico. Pues solo hay que recordar que fue quien le ayudó a Julio César Godoy Toscano a entrar al recinto de la Cámara de Diputados Federal para que obtuviera fuero y no fuera detenido por la policía de PGR, pues en ese tiempo, 2010, tenía órdenes de aprehensión por narcotráfico y lavado de dinero.
También, Naranjo es señalado como quien fue el operador político principal en el año de 2011, para poner como candidato externo del PRD a presidente municipal a José Luis Abarca, en Iguala, Guerrero; quien posteriormente, ya siendo alcalde, fue señalado por la PGR como el autor intelectual de la desaparición y muerte de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa. Hoy José Luis Abarca está detenido en la Ciudad de México, acusado de ese grave delito, de crimen organizado y narcotráfico.
Pero hay otro señalamiento que implica con gente del narcotráfico al hoy flamante candidato a senador por el PAN-PRD-MC, Guadalupe Acosta Naranjo, el de proteger y tratar de beneficiar a su propio hermano que hoy está preso en Estados Unidos, precisamente, por delitos contra la salud.
EL HERMANO INCÓMODO.
En febrero del 2015, año de elecciones intermedias para la renovación del congreso federal, y en Guerrero -uno de los estados más sacudidos por la narcoviolencia- se realizaban marchas de protesta en contra del diputado Bernardo Ortega Jiménez, líder de la bancada perredista en el congreso local. Las acusaciones vinculaban al diputado perredista con el cartel de Los Ardillos, grupo criminal que operaba en la región de Chilapa, y a la sazón, liderado por Celso Ortega Rosas (La ardilla), padre, y Jorge Ivan, Celso y Antonio Ortega Jiménez, hermanos del aludido.
En ese tiempo, en un reportaje que se publicó a nivel nacional, en Televisa, con la periodista Denise Maerker, el perredista Bernardo Ortega, defendió su derecho a ser candidato, a pesar de tener familiares ligados a actividades delictivas, y sostiene que en realidad está vetado por la dirigencia del PRD encabezada por los llamados Chuchos, a la que en aquel entonces, Lupe Acosta era parte:
´Yo hablé con Jesús Ortega y Jesús Zambrano. Les dije, a ver: primeramente, demuéstrenme que sí estoy vinculado () estoy vetado por los Chuchos. Y quiero decirte algo, eh, Guadalupe Acosta Naranjo va en la primera plurinominal, en una circunscripción, no recuerdo cual; él tiene un hermano detenido por narcotráfico, por venta de droga, por qué no se la aplicaron a él´, dijo Bernardo Ortega en el trabajo periódistico.
En el mismo video de Punto de Partida, después de las declaraciones de Bernardo Ortega, el reportero, Marco Antonio Coronel, afirma: consultado Guadalupe Acosta Naranjo negó que alguno de sus hermanos se encuentre recluido. Acosta Naranjo mintió.
Y es que, de acuerdo a la sentencia No. CR-94-5044-EDP, preparada por los jueces Edward Dean Price y Laurie E. McAnulty, del Distrito Oeste de California, EE. UU., de fecha 4 de octubre de 1995, Ignacio Acosta-Torres (Ignacio Acosta-Escalante, es un alías que también se maneja en el expediente), hermano del candidato a senador por el Frente por México, Guadalupe Acosta Naranjo, fue sentenciado a 20 años de prisión más otros 10 de libertad supervisada (libertad que se cumple tras un periodo de prisión) por delitos de conspiración en la manufactura, posesión y distribución de metanfetaminas.
De este modo se demuestra que el señalamiento que en el año 2015 hizo el exdiputado Bernardo Ortega Jiménez en contra de Guadalupe Acosta Naranjo fue cierto y que éste mintió a la opinión pública al negar la existencia de un hermano en prisión por delitos relacionados con el narcotráfico.
Pero existe otra agravante. Un partido político es una entidad de interés público, es decir, es un organismo cuya existencia y actividad son de interés común, dado el cuantioso subsidio que se les otorga del presupuesto. Pero Acosta Naranjo siempre ha visto el PRD desde una visión patrimonialista, por eso en el año 2001 utilizó algunas instancias del Sol Azteca en el intento de trasladar a su hermano a una prisión en territorio nacional, petición que fue negada por el Departamento de Justicia de los EE. UU.
Así, a través de la presente historia, se exhibe la catadura moral del candidato Acosta Naranjo y su proclividad a la mentira. Además, se corrobora como desde su posición de poder utiliza los medios a su alcance con fines estrictamente personales. Ya una vez como diputado y vicecoordinador de la fracción parlamentaria del PRD otorgó facilidades para el ingreso de Julio César Godoy Toscano a San Lázaro, como lo mencionamos al principio, a pesar de que éste fue señalado de tener nexos con La Familia Michoacana; antes, como aquí se ha mencionado, utilizó también al PRD en el intento de extradición de su hermano que cumplía una condena en una prisión estadunidense.
Considerando la mayoría de edad de los lectores para formarse su propio juicio respecto a lo aquí planteado, y entendiendo que la historia narrada y documentada es objeto de una controversia política y un dilema moral -de moral política en este caso-, es importante subrayar que en ningún momento se está acusando a Guadalupe Acosta Naranjo de ser narco-delincuente, ni mucho menos se le reprocha que defienda en lo que esté a su alcance (legal y legítimamente hablando) a un hermano que tomó un mal camino. Lo que se reprocha es la conducta de un personaje público que recurre al tráfico de influencias para solventar un asunto familiar y la doble moral de quien a través de sus esbirros -principalmente- denuesta de manera sistemática e insidiosa a sus adversarios políticos tratándolos como enemigos (particularmente a quienes han abandonado el PRD, mientras que a los saqueadores del país no sólo no los crítica ni los combate sino que se alía «de facto» y «de iure» con ellos), ocultando mediante la simulación, la omisión y la mentira, sus propias fallas y excesos que mucho han costado a la democracia de nuestro país.
Cabe mencionar que en últimos días, a Guadalupe Acosta Naranjo, se le ha visto y sentido muy desesperado porque las encuestas en la entidad no le favorecen al Frente del PAN-PRD y MC, lo que lo pondría a él fuera de la Cámara de Senadores, pues de salir así los números, solo se irá como senadora su compañera de fórmula, la presidenta municipal de Compostela con liciencia, Gloria Elizabeth Núñez.
Con esta nueva derrota, a Lupe Acosta Naranjo, se le irá también la posibilidad de seguir ganando millones de pesos y de estar con fuerza política para futuras elecciones donde no tendrá mucho con qué amenazar a sus adversarios de coaliciones o del mismo PRD, si es que queda algo del partido del sol azteca después del 1 de Julio.

Cartones