Templos también son visitados por los rateros en Tepic

*Pésimo trabajo de Julio César Betancourt, el jefe de policía del perredista Francisco Javier Castellón Fonseca.

Municipios - 2018/10/15

Manuel Juárez/CDN

Tepic.- No solo son los cientos de asesinatos que se han registrado en la capital nayarita desde la llegada de Julio César Betancourt a la dirección de la policía municipal, sino que también son cientos de ´levantados´ o desaparecidos los que se han dado en el municipio más importante de Nayarit, junto con los miles de asaltos a transeúntes y robos a casas habitación por la nula vigilancia policiaca en prevención.

Ahora, también, los amantes de lo ajeno se han dado a la tarea de ´visitar´ los templos católicos y hasta roban las limosnas, no importándoles que haya sacerdotes a su interior o que están robando arte sacro.

Tal es el caso de la parroquia ´Nuestra Señora de Fátima´ que se ubica por la calle Juan de Dios Arias López en la colonia Mololoa de Tepic, en donde anoche un par de rateros entraron quebrando cristales y rompiendo chapas de las puertas para intentar robar lo dado por la sociedad como limosnas.

A los amantes de lo ajeno no les importó que en el interior de esa propiedad estuvieran durmiendo los dos curas, mismos que se tuvieron que esconder en los baños para no ser victima de violencia o un ataque directo por parte de los delincuentes.

Por fortuna, algunos vecinos del lugar también se percataron del robo que se iba a perpetrar y llamaron a las autoridades que llegaron en los pocos minutos y lograron que los ratoros huyeran y no lograran su cometido.

No obstante, este caso que se dio anoche, no es el único, porque se tiene registro que también ya fue visitada por los delincuentes la parroquia de San Judas Tadeo y la de Pedro y Pablo, así como la de San Juan.

El caso es que desde la llegada del perredista Javier Castellón Fonseca a la presidencia municipal de Tepic, los delitos de todo ámbito se han incrementado puesto que para los integrantes del cabildo es mucho mejor estarse llenando los bolsillos de dinero publico de manera ´legal´, que invertir en patrullas, armas y más equipo para la fuerza del orden.

Aunado a esto, está la negligencia del decepcionante Julio César Betancourt que ha dejado mucho que desear al frente de esa gran responsabilidad que es brindar la seguridad a los tepicenses. A Julio y a Castellón solo les importa estarse haciendo ricos a costillas del sufrido pueblo.

Cartones