COLUMNA LOCAL 91-A. ‘ALGO SOBRE LA TRANSPARENCIA’

A nosotros los inmortales no nos gusta que se nos tome en serio, nos gusta la broma’... Herman Hesse.

Opinión - 2018/12/20

Mijail Paredes/CDN

Este día mis queridos cuatro likes me gustó pa´escribir algo diferente, diferente a lo que acostumbro escribir bajo el influjo del tabaco y el café de ese que no aloca, de el del Diligencias Ala Geriátrica.

Hoy vamos a hablar de transparencia, pero no en lo general aunque me encante generalizar de todo, hasta en mis alimentos. Le toca el turno al bat hablar de transparencia desde su órgano garante, el ITAI. Pero más específicamente desde la llegada del licenciado Alejandro Álvarez por esta institución con el honroso encargo de Comisionado.

La historia de la transparencia gubernamental es relativamente nueva, así como también es nueva en nuestro estado. Cada día más avance y más entendimiento en la materia se tiene, aunque los viejos vicios, todavía son vigentes en algunos casos dicen por ahí que chango viejo no aprende maroma nueva, yo también lo creo.

Pero esta historia intenta hablar del Comisionado Alejandro Álvarez y su llegada al ITAI. El joven abogado llega con todas las ganas del mundo a ocupar un espacio dentro de los tres que ocupan la Comisión en sí. Llegó la hora del relevo y pues Alejandro suple al Lic. Velázquez.

Él no vino a colgar su saco a su cómodo sillón y a esperar la hora de salida, después de firmar una serie de documentos que ni entiendo, pero que se deben de firmar NO, él trae una idea que en la práctica la hace patente, que la hace efectiva. Él dice no podemos concebir un órgano garante de la transparencia que se limite a verificar cumplimientos y a sancionar a los que no cumplen, debemos ser promotores incansables de la idea de la transparencia más allá de una obligación que cumplir.

Alejandro respalda esas palabras con hechos, desde su llegada en abril de este año, hay tendido los puentes institucionales con el Gobierno del Estado para incentivar el cumplimiento, a quienes han solicitado de asesorías por parte del personal del ITAI, éste, ha girado las instrucciones necesarias para atender la petición.

Esta estrategia ha rendido frutos, las dependencias ahora ven al ITAI como un ente amigo y no como un ente al cual deban temer, ahora ven al ITAI como un facilitador y no como un instituto que sólo sanciona.

Los números han mejorado enormemente por las dependencias del gobierno. Hace poco se hizo público el cumplimiento del DIF estatal en un cien por ciento. Esto es histórico, ya que se hacen públicos documentos e información que en otros gobiernos se optaba por encubrir. Hoy se transparentan los programas sociales tal como la ley lo señala. La opacidad quedó en el pasado, ya no es opción para un gobierno como el que hoy tenemos.

A Alejandro le toca vivir una etapa de un nuevo gobierno que pregonó el cambio. Él por su parte tiene claro que el cambio debe hacerse notar. Así que desde su trinchera, desde su espacio, él hace su aporte para que la transparencia se haga cultura.

A mis cuatro likes les digo, no le pierdan la pista a Alejandro Álvarez, se le ven las ganas de trabajar, algo más le puede deparar el futuro sentarse en un sillón es cómodo, pero parece que a él le gusta salir a trabajar.

LA BROMA: Ahora resulta que todos somos chairos, sí, como no, cuántos más Amlove?

Cartones