Tras meses de negociación con autoridades de Estados Unidos, Veytia se declara culpable de narcotráfico

*Veytia explicó que esos delitos los cometió al liberar de manera ilegal a traficantes de drogas convictos en Nayarit, quienes fabricaron y distribuyeron las drogas en Estados Unidos.

Nacional - 2019/01/04

Agencias/CDN

Estados Unidos.- El ex fiscal de Nayarit, Edgar Veytia, se declaró este viernes culpable en la corte del distrito este de Nueva York de uno de los tres cargos que se le imputaban, en relación con conspirar para distribuir drogas a Estados Unidos.

Ante la juez Carol Bagley Amon, en el tribunal ubicado en Brooklyn, Veytia aceptó la culpabilidad, así como el lineamiento sugerido de sentencia entre los fiscales y la defensa. Ese acuerdo estableció que la sentencia podría ser de entre 324 meses a 405 meses de prisión.

Amon precisó que ella podría, sin embargo, imponer una sentencia mayor o incluso menor a los lineamientos acordados por la defensa. El cargo por conspirar para importar drogas a Estados Unidos tiene una sentencia mínima de 10 años y una máxima de cadena perpetua.

Además de la imposición de la pena de cárcel, Veytia tendrá que entregar como pena un monto aún no especificado de dinero, que será determinado luego de que entregue bajo juramento un balance de sus finanzas. La sentencia será dictada por Amon el próximo 25 de abril.

Ataviado con el uniforme gris verde de la prisión, Veytia aceptó haber conspirado para distribuir en Estados Unidos por lo menos un kilo de heroína, cinco kilos de cocaína, 500 gramos de metanfetamina y mil kilos de marihuana entre febrero de 2013 y febrero de 2017.

Los fiscales subrayaron además que Veytia aprovechó su cargo como funcionario público en Nayarit para cometer esos delitos.

Al respecto, Veytia explicó que esos delitos los cometió al liberar de manera ilegal a traficantes de drogas convictos en Nayarit, quienes fabricaron y distribuyeron las drogas en Estados Unidos.

Veytia, ciudadano dual de Estados Unidos y de México, fue arrestado en marzo de 2017 en la ciudad de San Diego luego de cruzar la frontera. Más tarde fue trasladado a Nueva York, donde fue radicado su caso.

Cartones