COLUMNA REDESCUBRIENDO: ¿Estás Cansado que tu Dinero No te Rinda?

José Miguel Cuevas D./CDN

Opinión - 2019/02/21


Con los aguinaldos, la publicidad nos invitará a gastar el dinero en diversas ofertas. Y no es que sea malo gastar, el problema es que gastamos de más descuidando los pagos de los productos de primera necesidad. Si a lo anterior le sumamos las deudas que ya tenemos o que adquirimos, nuestra situación financiera empeora. Me gustaría explicar el difícil camino de las deudas. ¿Cómo podemos reducir nuestras deudas?   Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a saldar sus deudas. Elija aquellas que funcionan mejor para usted y su esposa, luego comience a borrar sus deudas hoy mismo. ¿Tiene usted algunos bienes que podrían vender? Aun las pequeñas cosas que se venden en las ventas de “garaje” pueden ayudarle a saldar pequeñas deudas. Pero también la venta de cosas grandes, tales como automóviles, botes, inversiones e inclusive bienes raíces deben ser considerados. Trate de abonar el doble de sus pagos. El duplicar la cifra del pago de sus créditos y cortar los gastos en otras áreas, hace posible saldar sus deudas con mayor rapidez. Además es beneficioso pagar la cuota del préstamo de su casa dos veces al mes, o aun enviando un pago extra al año. Cualquiera de los dos sistemas produce un impacto dramático en el número de pagos que necesita hacer para saldar la deuda de su préstamo hipotecario. Mantenga constante el monto de los pagos que realiza mensualmente. Salde primero sus deudas más pequeñas. Cuando esas deudas ya no existen, aplique el monto que estaba pagando a la siguiente deuda pequeña que tenga. Por ejemplo: si usted tiene varias tarjetas de crédito y pagos totalizando 500 pesos por mes, en vez de reducir el monto pagado cada mes cuando la deuda es eliminada, continúe gastando 500 por mes para pagar las otras deudas pequeñas pendientes. Reevalúe el sumario de sus gastos diarios y decida cuáles puede cortar. Usted puede hacer cortes en gastos de entretenimiento, ropa, comida o el presupuesto de mantenimiento de su casa. En caso de la mayoría de los hogares, tanto como un 40% del presupuesto podría ser usado para saldar deudas pero esto requiere un cambio en el estilo de vida. Entonces, aplique ese monto para pagar deudas específicas. Reevalúe las retenciones de sus ingresos. Si usted recibe un reembolso de sus impuestos, considere reducir esa retención al monto de lo proyectado para deudas de los impuestos. Luego aplique el incremento obtenido para continuar pagando sus deudas. Determine el gasto de lo que deberá en concepto de impuestos el próximo año observando cuánto pagó el año anterior. El paso siguiente es calcular el efecto de cualquier aumento en los pagos, el nacimiento de un niño, la salida de un hijo fuera del hogar, etcétera. Pero no calcule las retenciones por debajo de lo proyectado como deuda a los impuestos. De hacerlo así, está pidiéndole prestado al gobierno para pagarle a alguien más.

Adquiere el hábito del ahorro. El ahorro es muy importante, ya que te permite tener un “colchón” para posibles eventualidades o emergencias inesperadas. “A mí me gustaría ahorrar; pero no puedo, nunca me alcanza la quincena”. Empezar ahorrar SÍ ES POSIBLE. Se requiere una dosis de fuerza de voluntad, pensar a futuro y controlar el impulso de las compras innecesarias. Para facilitarte este proceso, El Centro de Enseñanza para el Desarrollo de Habilidades (CEDEH) está organizando el curso-taller titulado: "Tu Amigo el Dinero". Informes al WhatsApp 323 124 42 71. Hasta la próxima.

Cartones