Tribunal Electoral da palo a la priista ‘Loca de san Blas’ Candy Yescas

*Ordena que se reinstale a regidores y síndico ilegalmente destituidos y que se les paguen salarios que se les adeudan.

Estado - 2019/03/18

Martín Sánchez/CDN

Fotos de Claudia Isela Hdez.

Tepic, Nayarit.- Se ha dado a conocer que el Tribunal Electoral de Nayarit, ha dado la razón a los regidores de San Blas que el pasado mes de Diciembre de 2018 fueron ilegalmente destituidos por la nefasta alcaldesa del PRI.

El Tribunal acordó la restitución inmediata de los quejosos y que el ayuntamiento que preside la presidenta ‘Loca de San Blas’, que se les paguen los salarios caídos y adeudados.

Cómo recordaremos la alcaldesa tricolor, en su afán por seguir haciendo ilegalidades en San Blas al amparo del poder y para no tener contrarios en el interior del Cabildo, ‘destituyó’ a los regidores al más puro estilo prepotente, arbitrario y corrupto.

MUCHAS IRREGULARIDADES

Y es que, los regidores destituidos ilegalmente por la alcaldesa de San Blas, Candy Yescas destaparon la cloaca en ese Ayuntamiento costero donde imperan los ‘moches’ a las empresas, ‘aviadores’, despilfarros y contratación de empresas constructoras justamente por órdenes de la chaparrita, sin licitaciones de por medio.

Cómo recordaremos, conferencia de prensa realizada hace tres meses, el Síndico Gaspar Gastelum a nombre de los seis regidores también destituidos por Yescas Blancas, entre los que destacan Antonio Tapia, Olga Ortiz, Rodolfo Valdenebro, Eleazar Chávez, Victor Ríos y Alma López, explicaron que el odio hacia ellos se debe a que el pasado 21 de septiembre de 2018, se negaron a firmar un contrato de ‘prestación de servicios’ a un grupo de profesionistas de Guanajuato donde se estipulaba un ‘moche’ del 30 por ciento para la citada alcaldesa.

Desde ahí se vinieron las consecuencias por negarse a firmar el mencionado convenio, y así inició el macabro plan para destituir a los ‘desobedientes’ que se oponen a estafar al su pueblo y apoderarse del dinero público.

Este plan consistió en citar a sesiones extraordinarias con poco tiempo de anticipación o de plano, no se notificaba a los regidores y síndico.

De ahí que alteró algunas actas de Cabildo para señalar que ellos eran unos faltistas y bajo ese argumento sacarlos de la jugada y mandar llamar a los suplentes.

Lo peor del caso es que mediante una red de corrupción protagonizada por la alcaldesa y sus achichincles, varios documentos fueron alterados e incluso se falsificó su firma, de lo cual mostraron copias fotostáticas, videos y audios donde se escucha claramente a Candy Yescas ordenar con un lenguaje sumamente florido, el estiércol financiero a su favor.

Al pisotear a todas luces la Ley para sacar de la jugada a los regidores incómodos, no les quedó de otra más que interponer un juicio al Tribunal Electoral de Nayarit para que dicha instancia, ordene a la alcaldesa llamar nuevamente a los titulares de Cabildo, cosa que ya ocurrió y fue a favor de los regidores y síndico.

Cartones